Reseña del libro "La niña: tragedia y leyenda de la hija del Doctor Velasco"

 

RESEÑAS DE LIBROS/BOOK REVIEWS

 

RESEÑA DEL LIBRO "LA NIÑA: TRAGEDIA Y LEYENDA DE LA HIJA DEL DOCTOR VELASCO"

 

Sánchez Gómez, Luis Ángel. La niña: tragedia y leyenda de la hija del Doctor Velasco. Editorial Renacimiento, Biblioteca de la memoria, 2017, 250 páginas. [ISBN: 978-84-16981-57-1].

 

A estas alturas del siglo XXI es muy probable que, aparte de algunos especialistas en medicina o en antropología, muy escasas personas sepan quién fue el durante un tiempo famoso Doctor Velasco (1815-1885). Se trata, sin embargo, de un personaje al que, al margen de sus indiscutibles méritos profesionales, la gran fama y, sobre todo, la popularidad le llegaron como consecuencia de una cierta faceta de su actividad profesional que, aunque científica, venía acompañada de un toque entre trágico, siniestro e incluso rocambolesco, que, sin duda, suscitó el interés morboso de sus coetáneos y que la prensa de la época se apresuró a explotar.

El Doctor Velasco fue un prestigioso médico anatomista y cirujano de la segunda mitad del siglo XIX que vivió en Madrid y que llegó a ocupar una cátedra de Anatomía en la entonces Universidad de Madrid. Una de sus principales preocupaciones desde que obtuvo su título de Doctor fue la de mejorar las técnicas de enseñanza de anatomía mediante la elaboración de moldes y vaciados. Este interés por crear y coleccionar materiales didácticos le llevó a ser nombrado en 1857 director de los museos de anatomía que, por aquel entonces, tenía dicha Universidad.

No obstante, lo que popularizó su fama fue la muerte prematura de su única hija, Conchita, cuando ésta tenía solo 15 años. Este hecho y, sobre todo, lo que sucedió más tarde con el cuerpo de la niña no solo marcó su vida, sino que, como indica el Dr. Dorado Fernández en el prólogo, hizo que fuese esto y no la relevante obra académica y científica del Doctor lo que quedaría en la memoria de sus contemporáneos y lo que, en alguna medida, ha podido perdurar.

Lo que aconteció más tarde fue que el Doctor Velasco decidió embalsamar a Conchita antes de enterrarla y, unos años después, procedió a exhumar el cadáver para llevar a cabo una completa momificación e instalarlo en la capilla del Museo de Antropología en el que el Doctor tenía su domicilio. No es de extrañar que la cuestión generara muchas elucubraciones y que diera lugar a una abundantísima literatura que trató el tema desde muy diferentes puntos de vista.

El libro que el lector tiene en sus manos constituye, sin embargo, la primera obra en la que se investiga tal acontecimiento de manera rigurosa acudiendo a la mayor cantidad de fuentes posibles. Éstas van desde los propios diarios de uno de los discípulos del Doctor que vivió en primera persona todo lo ocurrido, hasta las noticias en la prensa de la época. Gracias a la consulta exhaustiva de todas estas fuentes, el lector podrá por fin diferenciar hasta dónde llega la historia real de Conchita y cuándo empieza la leyenda. En efecto, la mayoría de las obras acerca de la niña, ya sean libros, representaciones teatrales o artículos en revista hacen referencia a las cuestiones más macabras del asunto y, para ello, sus autores no dudan en inventar o exagerar algunos pasajes que nunca llegaron realmente a ocurrir. Luis Ángel Sánchez Gómez, Profesor Titular de Etnología del Departamento de Prehistoria de la Universidad Complutense de Madrid recoge de manera sistemática todos estos trabajos y los analiza de forma minuciosa para distinguir precisamente qué partes son las reales y cuáles fruto de la imaginación.

La obra se divide en una serie de pequeños capítulos que no solo narran lo ocurrido con la momia de Conchita - que en contra de lo que algunos creen no es la que se encuentra en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense - sino que abordan otros temas relacionados para que el lector entienda mejor la historia. En dos capítulos se hace, por ejemplo, un completo recorrido por la vida del Doctor Velasco, desde sus orígenes hasta convertirse en un personaje de reconocido prestigio en el Madrid de los años 60 y 70 del siglo XIX. Al tratar la vida del Doctor hay que mencionar obligatoriamente el Museo de Antropología, su gran obra maestra e incluso una de sus obsesiones. Ésta es, sin duda, una pieza clave del libro, puesto que fue el lugar donde descansaron los restos de Conchita tras su momificación. Por ello el autor, perfecto conocedor de la historia de este museo, al que ya había dedicado con anterioridad una de sus obras, repasa en dos capítulos las diferentes fases por las que pasó desde la creación del primer museíto de anatomía en el antiguo número 135 de la calle Atocha hasta llegar al museo que conocemos hoy en día, ubicado en la calle Alfonso XII, 68. Allí puede verse todavía la llamada “sala de los orígenes” que recrea el antiguo despacho del Doctor y que recoge parte de su colección osteológica y anatómica.

Otros dos capítulos hablan sobre la corta vida de la verdadera protagonista de la obra, Conchita, desde su nacimiento hasta el fatídico día de su muerte. Precisamente la agonía de la niña y la del padre, por no poder aliviarla, está magníficamente relatada por el autor que, entre otras fuentes, cuenta con el testimonio de Don Jacinto Benavente, hijo del amigo pediatra al que acudió el Doctor Velasco para salvar a su hija, que es quien narra en sus memorias lo acontecido con la niña.

Como no podía ser de otra manera, uno de los capítulos principales de la obra es el que describe de manera minuciosa todo el proceso de momificación de la niña, desde la petición de exhumación del cadáver por parte del Doctor Velasco hasta la colocación del mismo en la capilla del museo, una vez momificado. Los últimos capítulos del libro están dedicados a cuestiones de carácter más bien psicológico que intentan entender mejor la postura de un padre que decide momificar el cuerpo de su hija y exponerlo bajo una vitrina. Para ello el Dr. Sánchez Gómez, entre otras cosas, analiza los casos más llamativos de momificación intencionada y exposición de cadáveres de esposas o hijas y los compara con el caso que nos ocupa.

El texto va acompañado de ciertos extractos muy bien seleccionados, recogidos de entre las diversas publicaciones que se ocupan de la llamada “Leyenda de Conchita”, y de unas ricas anotaciones que hacen referencia detallada de todas las fuentes consultadas. Cuenta también con fotos, dibujos y carteles de la época en los que se muestran, entre otras cosas, retratos de la familia Velasco o fotografías de los edificios y las colecciones de los diferentes museos de anatomía y antropología que dirigió el Doctor.

El libro es un magnífico ejemplo de cómo un trabajo académico realizado con un gran rigor investigador puede casi parecer una entretenida obra de ficción para el gran público. No es una tarea fácil la de, sin perder el rigor científico, llegar a suscitar el interés de personas ajenas a la especialidad, pero sin duda debería hacerse con mucha más frecuencia por parte de los académicos. Dicho con otras palabras, la obra del Dr. Sánchez Gómez constituye un trabajo muy serio, en el que, no sin un cierto espíritu detectivesco, se abordan y se manejan con habilidad elementos científicos, históricos y puramente imaginarios que, por sí solos y por lo fácil de su lectura, captan sin duda el interés del lector.

 

Ana Mercedes Herrero Corral
Departamento de Prehistoria
Universidad Complutense de Madrid
anaherre@ucm.es

 

Copyright: © 2017 CSIC. Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la licencia Creative Commons Attribution (CC BY) España 3.0.



Copyright (c) 2017 Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.


Contacte con la revista asclepio.cchs@cchs.csic.es

Soporte técnico soporte.tecnico.revistas@csic.es