Cultivo y usos etnobotánicos del cáñamo (cannabis sativa L.) en la ciencia árabe (siglos VIII-XVII)

 

ESTUDIOS / RESEARCH STUDIES

CULTIVO Y USOS ETNOBOTÁNICOS DEL CÁÑAMO (CANNABIS SATIVA L.) EN LA CIENCIA ÁRABE (SIGLOS VIII-XVII)

Indalecio Lozano Cámara

Departamento de Estudios Semíticos de la Universidad de Granada

ilozano@ugr.es

ORCID iD: http://orcid.org/0000-0002-5745-5626

 

RESUMEN

El cáñamo es actualmente objeto de gran interés en el ámbito de la comunidad científica desde muy diferentes perspectivas, entre ellas, la etnobotánica. Este enfoque está interesado en estudiar la difusión cultural de la planta por la acción del género humano y su relación histórica y presente con este. En el marco de la etnobotánica histórica los estudios filológicos ofrecen información muy relevante para poder reconstruir la difusión cultural de la planta, sus usos y sus productos en diferentes tiempos y espacios geográficos. Hasta el momento no se ha publicado ningún trabajo sobre el cultivo y usos etnobotánicos del cáñamo en la civilización árabe-islámica clásica. A partir de los datos extraídos de casi una treintena de fuentes científicas redactadas entre los siglos VIII y XVII, analizamos en este artículo diferentes aspectos relativos al cultivo de la planta y sus usos etnobotánicos (alimentario-dietéticos, pienso y forraje, fabricación de hilos, tejidos y cuerdas, fabricación de papel, insecticida, repelente de animales, medicamento en veterinaria, abstergente, combustible, e incienso ceremonial). La información que encontramos en nuestras fuentes nos habla de la existencia de un proceso de transmisión y continuidad de formas de cultivo y usos del cáñamo desde la Antigüedad hasta la civilización árabe-islámica.

HEMP CULTIVATION AND ETHNOBOTANICAL USES IN ARABIC SCIENCE (8TH – 17TH CENTURIES)

ABSTRACT

Recent years have been witness to a vast outpouring of publications on hemp from many different scientific perspectives. Among them, Ethnobotany is interested in tracking how human action determined the cultural diffusion of this plant and how human beings have interacted with it throughout history. Within the theoretical frame of historical Ethnobotany, philological studies can provide us with a great deal of relevant information as they help us to reconstruct the cultural diffusion of hemp uses and products in the context of different ages and geographical spaces. So far, there is not available any publication on cannabis cultivation and its ethnobotanical uses in Arab-Islamic civilization. In this article we analyse several different aspects concerning this topic: cultivation, harvesting, retting and fiber separation techniques, human food and culinary uses, animal feed uses, raw material for threads, robes, cloth and paper fabrication uses, insecticide, animal repellent, medication in veterinary medicine, detergent, combustible and ritual incense uses. Our research is based on the information we find in nearly thirty Arabic scientific sources written between the 7th and the 18th centuries. This information enables us to claim that hemp techniques cultivation and uses were transferred from the pre-Islamic Ancient World civilizations to the Arab-Islamic civilization.

Recibido: 07-03-2016; Aceptado: 30-01-2017.

Cómo citar este artículo/Citation: Lozano Cámara, Indalecio (2017), "Cultivo y usos etnobotánicos del cáñamo (cannabis sativa L.) en la ciencia árabe (siglos VIII-XVII)", Asclepio, 69 (2): p197. doi: http://dx.doi.org/10.3989/asclepio.2017.20

PALABRAS CLAVE: cannabis sativa; cultivo del cáñamo; usos etnobotánicos del cáñamo; etnobotánica histórica; civilización árabe-islámica clásica.

KEYWORDS: cannabis sativa; hemp cultivation; hemp etnobotanical uses; historical Ethnobotany; classical Arab-Islamic civilization.

Copyright: © 2017 CSIC. Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la licencia Creative Commons Attribution (CC BY) España 3.0.

CONTENIDOS

RESUMEN
ABSTRACT
1. INTRODUCCIÓN
2. MATERIAL Y MÉTODO
3. EL CÁÑAMO: DE LA ANTIGÜEDAD A LA CIVILIZACIÓN ÁRABE-ISLÁMICA
4. CULTIVO DEL CÁÑAMO
5. USOS ETNOBOTÁNICOS DEL CÁÑAMO
6. CONCLUSIONES
NOTAS
BIBLIOGRAFÍA

 

1. INTRODUCCIÓN Top

El cáñamo o Cannabis sativa L. ha sido y es actualmente objeto de multitud de publicaciones científicas que abordan su estudio desde muy diferentes perspectivas. Entre otras, la médica y farmacológica, interesada en su enorme potencial terapéutico aun por conocer (Alexander, 2016Alexander, Stephen P. H. (2016), "Therapeutic potential of cannabis-related drugs", Progress in neuro-psychopharmacology & biological psychiatry, 64, pp. 157-166.; Lanz et al., 2016Lanz, Christian, Mattsson, Johan, Soydaner, Umut y Brenneisen, Rudolf (2016), "Medicinal Cannabis: In Vitro Validation of Vaporizers for the Smoke-Free Inhalation of Cannabis", PloS one, 11 (1), e0147286.; Murnion, 2015Murnion, B. (2015), "Medicinal cannabis", Australian Prescriber, 38 (6), pp. 212-215.; Ruchlemer et al., 2015Ruchlemer, Rosa, Amit-Kohn, Michal, Raveh, David y Hanuš, Lumír (2015), "Inhaled medicinal cannabis and the immunocompromised patient", Supportive Care in Cancer, 23 (3), pp. 819-822.; Juurlink, 2014Juurlink, David N. (2014), "Medicinal cannabis: Time to lighten up?", Canadian Medical Association Journal, 186 (12), pp. 897-898.; Grant, 2013Grant, Igor (2013), "Medicinal cannabis and painful sensory neuropathy", The virtual mentor : VM, 15 (5), pp. 466-469.; De Vries et al., 2012De Vries, Kay y Green, Anita J. (2012), "Therapeutic use of cannabis", Nursing times, 108 (9), pp. 12-15.; Russo, 2011Russo, Ethan B. (2011), "Taming THC: potential cannabis synergy and phytocannabinoid-terpenoid entourage effects", British Journal of Pharmacology, 163 (7), pp. 1344-1364.), la agronómica, interesada en los prometedores beneficios económicos de su explotación agrícola (Amaducci et al., 2015Amaducci, S., Scordia, D., Liu, F.H., Zhang, Q., Guo, H., Testa, G. y Cosentino, S.L. (2015), "Key cultivation techniques for hemp in Europe and China", Industrial Crops and Products, 68, pp. 2-16.; Laursen, 2015Laursen, Lucas (2015), "The cultivation of weed", Nature, 525 (24 September 2015), pp. 4-5.; Liu et al., 2015Liu, Ming, Fernando, Dinesh, Daniel, Geoffrey, Madsen, Bo, Meyer, Anne S, Ale, Marcel Tutor y Thygesen, Anders (2015), "Effect of harvest time and field retting duration on the chemical composition, morphology and mechanical properties of hemp fibers", Industrial Crops and Products, 69, pp. 29-39.; Salentijn et al., 2015Salentijn, Elma M.J., Zhang, Qingying, Amaducci, Stefano, Yang, Ming y Trindade, Luisa M. (2015), "New developments in fiber hemp (Cannabis sativa L.) breeding", Industrial Crops and Products, 68, pp. 32-41.; Karus et al., 2004Karus, Michael y Vogt, Dominik (2004), "European hemp industry: Cultivation, processing and product lines", Euphytica, 140, pp. 7-12.; Ranalli et al., 2004Ranalli, Paolo y Venturi, Gianpietro (2004), "Hemp as a raw material for industrial applications", Euphytica, 140, pp. 1-6.; Lash, 2002-2003Lash, Robin (2002-2003), "Industrial Hemp: The Crop for the Seventh Generation", American Indian Law Review, 27 (1), pp. 313-356.), o la etnobotánica, interesada en el estudio comprensivo de todos los aspectos relativos a la planta y de sus relaciones con la humanidad desde la prehistoria (Small, 2015Small, Ernest (2015), "Evolution and Classification of Cannabis sativa (Marijuana, Hemp) in Relation to Human Utilization", The Botanical Review, 81 (3), pp. 189-294.; Warf, 2014Warf, Barney (2014), "High Points: A Historical Geography of Cannabis", Geographical Review, 104 (4), pp. 414-438.; Clarke y Merlin, 2013Clarke, Robert y Merlin, Mark (2013), Cannabis: Evolution and Ethnobotany, Berkeley, University of California Press.; Kuddus et al., 2013Kuddus, Mohammed, Ginawi, Ibrahim A. M. y Al-Hazimi, Awdah (2013), "Cannabis sativa: An ancient wild edible plant of India", Emirates Journal of Food and Agriculture, 25 (10), pp. 736-745.; Estrada-Castillón et al., 2012Estrada-Castillón, Eduardo, Soto-Mata, Brianda Elizabeth, Garza-López, Miriam, Villarreal-Quintanilla, José Ángel y Jiménez-Pérez, Javier et al. (2012), "Medicinal plants in the southern region of the State of Nuevo Leon, Mexico", Journal of Ethnobiology and Ethnomedicine, 8, p. 45.; Kaushal, 2012Kaushal, Suman (2012), "Ethnobotanical study and socioeconomic survey of Cannabis sativa", Indian Journal of Plant Sciences, 1 (1), pp. 114-119.; Merlin, 2003Merlin, M. D. (2003), "Archaeological evidence for the tradition of psychoactive plant use in the Old World", Economic Botany, 57 (3), pp. 295-323.).

Concretamente, el enfoque etnobotánico propone un modelo multidisciplinar para estudiar la difusión cultural del cáñamo por la acción del género humano y su relación histórica y presente con este (Da Silva et al., 2014Da Silva, Taline Cristina, Muniz Medeiros, Patricia, Lozano Balcazár, Alejandro, de Sousa Araújo, Thiago Antônio, Pirondo, Analia y Trindade Medeiros, Maria Franco (2014), "Historical ethnobotany: an overview of selected studies", Ethnobiology and Conservation, 3 (4), pp. 1-12.). Varias disciplinas, desde las ciencias naturales hasta las humanidades, pueden hacer significativas aportaciones a nuestro conocimiento en este campo. La arqueobotánica, rama de la paleobotánica, la arqueología, el estudio de los registros escritos analizados por los historiadores, y la filología, se presentan como disciplinas complementarias en este enfoque (Clarke y Merlin, 2013Clarke, Robert y Merlin, Mark (2013), Cannabis: Evolution and Ethnobotany, Berkeley, University of California Press., pp. 60-62).

Por su parte, los estudios filológicos nos informan, entre otros aspectos, acerca de la interrelación existente entre diferentes palabras utilizadas en diferentes épocas e idiomas para designar el cáñamo, ayudándonos así a reconstruir la difusión cultural de la planta, sus usos y sus productos (Lozano, 1996bLozano Cámara, Indalecio (1996b), "Terminología científica árabe del cáñamo". En: Álvarez de Morales, Camilo (ed.), Ciencias de la naturaleza en al-Andalus: textos y estudios, 4, Granada, CSIC- Escuela de Estudios Árabes, pp. 147-164.). Esta aportación de los estudios filológicos resulta especialmente necesaria cuando tratamos con lenguas cuyos textos escritos aún no han sido traducidos en su mayor parte a otros idiomas, y por lo tanto siguen siendo inaccesibles para los que no las conocen, tal y como ocurre en el caso del árabe clásico.

En el contexto de la civilización árabe-islámica de los siglos VIII al XVII, los usos medicinales, industriales, recreacionales y rituales del cáñamo constituyen un abigarrado cuadro que habla de la existencia de una constante interacción entre la planta y las gentes que a lo largo de esos siglos poblaron los territorios islámicos.

Los usos médicos, recreacionales y rituales del cáñamo en este ámbito han sido estudiados anteriormente por algunos investigadores (Lozano, 1990Lozano Cámara, Indalecio (1990), Tres tratados árabes sobre el Cannabis indica. Textos para la historia del hachís en las sociedades islámicas s. XIII-XVI, Madrid, AECI., 1996aLozano Cámara, Indalecio (1996a), "Análisis de la terminología árabe sufí conectada con el uso ritual del cáñamo", Anaquel de Estudios Árabes, VII, pp. 87-108., 2001Lozano Cámara, Indalecio (2001), "The therapeutic use of Cannabis sativa (L.) in Arabic medicine", Journal of Cannabis therapeutics. Studies in endogenous, herbal and synthetic cannabinoids, 1 (1), pp. 63-70.; Rosenthal, 1971Rosenthal, Franz (1971), The herb: hashish versus medieval Muslim society, Leiden, E.J. Brill.). Sin embargo, hasta el momento no se ha publicado ningún trabajo sobre los restantes usos etnobotánicos de la planta, ni sobre sus formas de cultivo y explotación.

 

2. MATERIAL Y MÉTODO Top

Se ha basado la investigación en los datos extraídos de casi una treintena de fuentes científicas en lengua árabe redactadas entre los siglos VIII y XVII. Se trata de obras andalusíes, magrebíes y orientales de medicina, farmacología, botánica y agronomía. Entre las fuentes consultadas se cuentan otras de tipología diferente pero susceptibles de contener datos relevantes para esta investigación, tales como obras de viajes, literarias, lexicográficas y de derecho islámico. Como se ha dicho anteriormente, en su inmensa mayoría no han sido traducidas del árabe a otras lenguas.

Al realizar el análisis de los datos de las fuentes se ha fijado la atención particularmente en el modo en que estos datos ilustran un proceso de transmisión y continuidad de formas de cultivo y usos de la planta desde la Antigüedad hasta la civilización árabe-islámica.

 

3. EL CÁÑAMO: DE LA ANTIGÜEDAD A LA CIVILIZACIÓN ÁRABE-ISLÁMICA Top

Hablar del cáñamo en la civilización árabe-islámica implica necesariamente hablar de la planta en las civilizaciones preislámicas que antes del advenimiento del islam a principios del siglo VII la habían usado durante miles de años como medicamento, planta textil, alimento y droga recreativa y ritual en China, India, Egipto, Persia, Mesopotamia y extensas áreas de Europa (Clarke y Merlin, 2013Clarke, Robert y Merlin, Mark (2013), Cannabis: Evolution and Ethnobotany, Berkeley, University of California Press., pp. 74 y ss., 118 y ss., 135 y ss., 257 y ss; Escohotado, 1989-1990Escohotado, Antonio (1989-1990), Historia de las drogas, Madrid, Alianza, 3 vols., I, pp. 89, 92; Thomson, 1980Thomson, William A. R. (1980), Guía práctica ilustrada de las plantas medicinales, Barcelona, Blume., pp. 138, 140-1; Levey, 1979Levey, M. (1979), The Encyclopaedia of Islam, Leiden – London, E. J. Brill – Luzac & Co, vol. III, pp. 266-267, s.v. ḥashīsh., p. 266).

Las fuentes árabes que hablan del cáñamo ofrecen datos suficientes para afirmar que existió un proceso de transmisión de conocimientos agronómicos y usos etnobotánicos de la planta desde las culturas preislámicas al mundo árabe-islámico oriental, magrebí y andalusí. Concretamente, esta tradición de conocimiento y uso del cáñamo en las civilizaciones del Mundo Antiguo oriental está acrisolada en la Agricultura nabatea (1984Agricultura nabatea (1984), ed. facsímil del Ms. 1989 Ahmet III Collection, Topkapi Sarayi Library Istanbul por Fuat Sezgin, Frankfurt am Main, Publications of the Institute for the History of Arabic-Islamic Science, 7 tomos en 5 vols., II, fols. 67a-67b), obra que ofrece una síntesis de los conocimientos sobre la planta que estaban en circulación en la Mesopotamia preislámica. Traducida del arameo al árabe por Abū Bakr b. Waḥšiyya en 291/903-904, puede ser definida como una enciclopedia que recoge los conocimientos de la comunidad agrícola de la que emana: la comunidad caldea de Babilonia. La Agricultura nabatea ocupa un lugar intermedio entre la época helenística, que llegaba a su fin, y el comienzo de la era musulmana, al tiempo que ofrece una idea acerca de la realidad de la agricultura en Iraq a la llegada del islam a esa región. Las coordenadas cronológicas que se deducen de los relatos y enseñanzas que encontramos en la obra, permiten situar su redacción entre la segunda mitad del siglo III d. C. y el 363 d. C. (Fahd, 1977Fahd, Toufy (1977), "Matériaux pour l’histoire de l’agriculture en Irak. Al-Filâḥa n-nabaṭiyya". En: Wirtschaftsgeschichte des vorderen orients in islamischer zeit, I, Leiden, E.J. Brill, pp. 276-377.).

La tradición caldea está presente en la Agricultura nabatea en el testimonio de un tal Ṣagrīṯ o Ḍagrīṯ, primero de los tres sabios caldeos que según Ibn Waḥšiyya fueron los autores de las sucesivas recensiones que dieron lugar a la obra que él tradujo. Este Ḍagrīṯ es la fuente a quien parecen atribuirse varias referencias acerca de las conexiones del cáñamo con la India. Reproduciendo su testimonio se nos dice que “una persona”[1] llevó la planta a la región de Babel desde la India, donde sus gentes la cultivaban. Ḍagrīṯ también es la fuente a la que se atribuye una, para mí, oscura etimología del nombre dado al cáñamo en la India, diciendo que es un nombre derivado “del fuego y del mineral o del mineral del fuego” (min al-nār wa-l-maᶜdin aw min maᶜdin al-nār). Asimismo, la tradición científica de los persas (al-furs) está reflejada en la Agricultura nabatea en el dato que indica que estos llamaban šahdānaŷ a la semilla del cáñamo, aunque este término, cuyo significado en esa lengua es: “el rey de los granos”, también es normalmente usado en árabe para designar la planta del cáñamo en sí misma. Por último, la tradición china tiene eco en el testimonio de un tal Sušād, del que se dice que llamaba al cañamón “grano chinesco”[2].

La información que se encuentra en la Agricultura nabatea tendrá continuidad en otras fuentes árabes de siglos posteriores. A finales del siglo XII el sevillano Ibn al-ᶜAwwām (1802Ibn al-ᶜAwwām (1802), Kitāb al-Filāḥa [Libro de la agricultura], ed. y trad. castellana de Josef Antonio Banqueri, 2 vols. (reimp. 1988, Madrid, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, con estudio preliminar y notas de J. E. Hernández Bermejo y Expiración García Sánchez)., II, pp. 117-8) habla del cáñamo reproduciendo amplios pasajes de la Agricultura nabatea, su principal informante en este punto. Ya en la primera mitad del siglo XIV, el autor anónimo del tratado agronómico titulado Miftāḥ al-rāḥa li-ahl al-filāḥa (La llave de la tranquilidad para las gentes de la agricultura) (1984Miftāḥ al-rāḥa li-ahl al-filāḥa (1984) [La llave de la tranquilidad para las gentes de la agricultura], ed. Muḥammad Ṣāliḥiyya e Iḥsān Ṣudqī al-ᶜUmd, al-Kuwayt, al-Maŷlis al-Waṭanī li-l-Taqāfa wa-l-Funūn wa-l-Ādāb., p. 14) también menciona la Agricultura nabatea al hablar del cáñamo, lo que demuestra que la información de esta obra era conocida por los geóponos en el Levante árabe, región de donde parece haber sido originario el autor de Miftāḥ al-rāḥa.

Finalmente, debemos mencionar que el mismo Ibn al-ᶜAwwām (1802Ibn al-ᶜAwwām (1802), Kitāb al-Filāḥa [Libro de la agricultura], ed. y trad. castellana de Josef Antonio Banqueri, 2 vols. (reimp. 1988, Madrid, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, con estudio preliminar y notas de J. E. Hernández Bermejo y Expiración García Sánchez)., II, p. 28) reproduce también el testimonio de Yūnyūs, que no es otro que Vindanio Anatolio de Beirut (siglo IV d. C.), lo cual viene a ilustrar, aunque obviamente de manera muy insuficiente, la transmisión de los conocimientos sobre el cáñamo de la tradición agronómica grecobizantina a los geóponos árabes.

 

4. CULTIVO DEL CÁÑAMO[3] Top

La descripción más temprana del cultivo del cáñamo que se conoce en la literatura árabe está contenida en la Agricultura nabatea, aunque la descripción más extensa y detallada sobre el mismo se debe a Ibn al-ᶜAwwām. Por lo que se refiere a los aspectos técnicos concernientes a dicho cultivo, las fuentes geopónicas árabes hablan del tipo de tierra más conveniente, manera y tiempo de la siembra, labores que requiere, riego, vientos que favorecen y perjudican su crecimiento, y manera y tiempo de llevar a cabo la recolección.

4.1. Tipo de tierra

La Agricultura nabatea (1984Agricultura nabatea (1984), ed. facsímil del Ms. 1989 Ahmet III Collection, Topkapi Sarayi Library Istanbul por Fuat Sezgin, Frankfurt am Main, Publications of the Institute for the History of Arabic-Islamic Science, 7 tomos en 5 vols., II, fol. 67a) indica que “ha de cultivarse en una tierra profunda y muy húmeda, pues en cualquier circunstancia gusta del agua y de la humedad”. En el siglo XI, el geópono granadino al-Ṭignarī (2006Al-Ṭignarī (2006), Kitāb Zuhrat al-bustān wa-nuzhat al-aḏhān (Esplendor del jardín y recreo de las mentes), ed. e introducción de Expiración García Sánchez, Madrid, CSIC., p. 449) dice que al cáñamo le convienen los terrenos excelentes y muy bien abonados, y añade que no se siembra sino en tierra fresca / húmeda de buena calidad, que garantice que brotará la planta. Un siglo más tarde, Ibn al-ᶜAwwām (1802Ibn al-ᶜAwwām (1802), Kitāb al-Filāḥa [Libro de la agricultura], ed. y trad. castellana de Josef Antonio Banqueri, 2 vols. (reimp. 1988, Madrid, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, con estudio preliminar y notas de J. E. Hernández Bermejo y Expiración García Sánchez)., II, p. 117) ofrece la misma información que la Agricultura Nabatea, también reproducida por el autor anónimo de Miftāḥ al-rāḥa (1984Miftāḥ al-rāḥa li-ahl al-filāḥa (1984) [La llave de la tranquilidad para las gentes de la agricultura], ed. Muḥammad Ṣāliḥiyya e Iḥsān Ṣudqī al-ᶜUmd, al-Kuwayt, al-Maŷlis al-Waṭanī li-l-Taqāfa wa-l-Funūn wa-l-Ādāb., p. 134), y añade que al cáñamo le conviene la misma tierra que al lino, y que en secano le es a propósito la tierra de buena calidad, jugosa, llana y vecina a río. Asimismo reproduce el testimonio de Vindanio Anatolio, quien dice que quiere tierra generosa de continua humedad. Ibn al-ᶜAwwām (1802Ibn al-ᶜAwwām (1802), Kitāb al-Filāḥa [Libro de la agricultura], ed. y trad. castellana de Josef Antonio Banqueri, 2 vols. (reimp. 1988, Madrid, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, con estudio preliminar y notas de J. E. Hernández Bermejo y Expiración García Sánchez)., II, p. 28) también reporta el testimonio del geópono sevillano del siglo XI Ibn Ḥaŷŷāŷ, que dice que la simiente del cáñamo “es de la simientes que penetran mucho en la tierra para atraerse su substancia y xugo [por cuya razón] la dejan extenuada. Por eso son muchos de opinión, que se estercole aquel terreno para que pueda sembrarse en el próximo año, pues así prevalece quanto se le confía”. Por su parte, al-Nābulsī (1979Al-Nābulsī (1979), ᶜAlam al-milāḥa fī ᶜilm al-filāḥa [Bandera de navegación para la ciencia de la agricultura], Bayrūt, Dār al-Āfāq al-Ŷadīda., p. 119), erudito y sufí de Damasco que vive entre los siglos XVII y XVIII dice que le conviene la tierra húmeda y šatawiyya, término este que, si bien significa literalmente “invernal”, creo que se debe interpretar como “fresca” o “húmeda”.

4.2. Agua, humedad, riego

Se acaba de mencionar que la Agricultura nabatea, Ibn al-ᶜAwwām y el autor de Miftāḥ al-rāḥa se refieren al cáñamo como planta que en cualquier circunstancia gusta del agua y de la humedad, añadiendo que el único cuidado necesario es regarlo un día sí y otro no, o bien todos los días, en cuyo caso hay que reducir la cantidad de agua.

Por su parte, al-Ṭignarī (2006Al-Ṭignarī (2006), Kitāb Zuhrat al-bustān wa-nuzhat al-aḏhān (Esplendor del jardín y recreo de las mentes), ed. e introducción de Expiración García Sánchez, Madrid, CSIC., pp. 449-50) ofrece información adicional y puntualiza que hay que regar el terreno en el que se siembra el cáñamo si este terreno no es húmedo, pero que una vez que haya brotado la planta hay que evitar anegar esta tierra cuando se riega.

4.3. Tiempo de la siembra

Existen algunas diferencias entre nuestras fuentes en relación al tiempo en que ha de realizarse la siembra del cáñamo. Es muy posible que puedan explicarse teniendo en cuenta los diferentes ecosistemas y climas a los que se refieren dichas fuentes, que van desde el Creciente Fértil hasta la Península Ibérica. Así, la Agricultura nabatea (1984Agricultura nabatea (1984), ed. facsímil del Ms. 1989 Ahmet III Collection, Topkapi Sarayi Library Istanbul por Fuat Sezgin, Frankfurt am Main, Publications of the Institute for the History of Arabic-Islamic Science, 7 tomos en 5 vols., II, fol. 67a) dice que el periodo más adecuado para su siembra se extiende desde el 20 de febrero hasta el 24 de marzo. Sin embargo, al-Ṭignarī (2006Al-Ṭignarī (2006), Kitāb Zuhrat al-bustān wa-nuzhat al-aḏhān (Esplendor del jardín y recreo de las mentes), ed. e introducción de Expiración García Sánchez, Madrid, CSIC., p. 449) indica que la siembra debe realizarse desde mediados de marzo hasta mediados de abril, si esta tiene por objeto la recolección del cáñamo para la obtención de fibra. Añade que este periodo puede alargarse hasta mediados de mayo si se siembra para recolectar las semillas de la planta. Por su parte, Ibn al-ᶜAwwām (1802Ibn al-ᶜAwwām (1802), Kitāb al-Filāḥa [Libro de la agricultura], ed. y trad. castellana de Josef Antonio Banqueri, 2 vols. (reimp. 1988, Madrid, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, con estudio preliminar y notas de J. E. Hernández Bermejo y Expiración García Sánchez)., II, pp. 28, 117-8) ofrece bastante información sobre este punto y dice que el tiempo de sembrarlo en secano es a mediados de marzo, y en abril y mayo en regadío. Por último, al-Nābulsī (1979Al-Nābulsī (1979), ᶜAlam al-milāḥa fī ᶜilm al-filāḥa [Bandera de navegación para la ciencia de la agricultura], Bayrūt, Dār al-Āfāq al-Ŷadīda., p. 119) dice que tanto si se siembra para recolectar los cañamones como para recolectar la fibra, el momento más adecuado es mediados de marzo.

4.4. Técnicas de siembra

La fuente más temprana en la que encuentro información sobre las técnicas de siembra del cáñamo es al-Ṭignarī (2006Al-Ṭignarī (2006), Kitāb Zuhrat al-bustān wa-nuzhat al-aḏhān (Esplendor del jardín y recreo de las mentes), ed. e introducción de Expiración García Sánchez, Madrid, CSIC., p. 449), quien dice que se siembra lo mismo que se siembra el lino. Pero es nuevamente Ibn al-ᶜAwwām (1802Ibn al-ᶜAwwām (1802), Kitāb al-Filāḥa [Libro de la agricultura], ed. y trad. castellana de Josef Antonio Banqueri, 2 vols. (reimp. 1988, Madrid, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, con estudio preliminar y notas de J. E. Hernández Bermejo y Expiración García Sánchez)., II, p. 20) quien nos proporciona una información más detallada al respecto y nos habla de cómo debe prepararse los semilleros de cáñamo: “En cuanto a los cañamones que son el chehdánejo, siémbrese un número determinado de granos en un vaso de barro nuevo de boca ancha y tierra arenisca humedecida con agua dulce y beneficiada con estiércol repodrido [ó mantillo; los quales] rociándolos en el día algunas veces con agua caliente y teniéndolos cubiertos con un paño, nacen muy en breve, y contando las matas, se sabe la cantidad de ellos que ha salido vana, si se verifica esto en algunos. Dícese que nace a las veinticuatro horas”. Asimismo, menciona la existencia de dos formas de siembra según se busque recolectar los cañamones o la fibra de la planta, aspecto este mencionado también mucho tiempo después por al-Nābulsī (1979Al-Nābulsī (1979), ᶜAlam al-milāḥa fī ᶜilm al-filāḥa [Bandera de navegación para la ciencia de la agricultura], Bayrūt, Dār al-Āfāq al-Ŷadīda., p. 119). Ibn al-ᶜAwwām (1802Ibn al-ᶜAwwām (1802), Kitāb al-Filāḥa [Libro de la agricultura], ed. y trad. castellana de Josef Antonio Banqueri, 2 vols. (reimp. 1988, Madrid, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, con estudio preliminar y notas de J. E. Hernández Bermejo y Expiración García Sánchez)., II, p. 117) dice: “Siémbrase de dos modos, uno con el fin de coger la simiente sin respecto a su hebra, cuya sementera se hace clara, distante un grano del otro; y también se siembra con el fin de coger su hebra, y entonces ha de sembrarse espeso”.

4.5. Labores

Nuestras fuentes coinciden en señalar que el cáñamo no necesita más cuidados que ser regado. También se menciona la conveniencia de abonar las tierras sembradas de cáñamo. Por su parte, al-Ṭignarī (2006Al-Ṭignarī (2006), Kitāb Zuhrat al-bustān wa-nuzhat al-aḏhān (Esplendor del jardín y recreo de las mentes), ed. e introducción de Expiración García Sánchez, Madrid, CSIC., p. 450) indica que si el campo de siembra se llena de hierbas cuando ya ha brotado el cáñamo, hay que eliminar esas hierbas.

4.6. Tiempo y forma de recolección

Según la Agricultura nabatea (1984Agricultura nabatea (1984), ed. facsímil del Ms. 1989 Ahmet III Collection, Topkapi Sarayi Library Istanbul por Fuat Sezgin, Frankfurt am Main, Publications of the Institute for the History of Arabic-Islamic Science, 7 tomos en 5 vols., II, fols. 67a-67b), la recolección del cáñamo debe hacerse a principios de junio, especifica que ha de realizarse con suma maña y extrema delicadeza y añade que cuando llega el momento de cosecharlo ha de ser cortado suavemente. Asimismo, en otro pasaje dice es necesario tirar ligeramente de la planta, como si quisiéramos arrancarla, al tiempo que se sacuden sus raíces. Por su parte, al-Ṭignarī (2006Al-Ṭignarī (2006), Kitāb Zuhrat al-bustān wa-nuzhat al-aḏhān (Esplendor del jardín y recreo de las mentes), ed. e introducción de Expiración García Sánchez, Madrid, CSIC., p. 450) dice que cuando la planta ya está madura para ser arrancada (li-l-qalᶜ) hay que tirar de ella y sacar por una parte las plantas machos y por otra las hembras, y ponerlas separadas (por el motivo que mencionaremos más adelante al referirnos a las labores que se realizaban para obtener la fibra). Siglos más tarde, Al-Nābulsī (1979Al-Nābulsī (1979), ᶜAlam al-milāḥa fī ᶜilm al-filāḥa [Bandera de navegación para la ciencia de la agricultura], Bayrūt, Dār al-Āfāq al-Ŷadīda., p. 119) también emplea el término “arrancar” (qalᶜ), y dice que el momento de cosecharlo es a principios de junio.

4.7. Vientos

La única fuente en la que se hace alusión a este punto es la Agricultura nabatea (1984Agricultura nabatea (1984), ed. facsímil del Ms. 1989 Ahmet III Collection, Topkapi Sarayi Library Istanbul por Fuat Sezgin, Frankfurt am Main, Publications of the Institute for the History of Arabic-Islamic Science, 7 tomos en 5 vols., II, fol. 67b), aunque otras fuentes reproducen su información. Nos dice que “al parecer, el viento del sur y el levante tienen un efecto beneficioso sobre el cáñamo; por el contrario, el viento que siempre sopla del norte, el poniente, y otros que soplan de occidente, lo perjudican”.

4.8. Formas de explotación

Las fuentes apenas ofrecen datos sobre las formas de explotación del cáñamo. Sabemos, a tenor de lo dicho hasta el momento, que existían explotaciones de secano y de regadío. Por otra parte, el adjetivo bustānī, que a veces acompaña a los términos qinnab y šahdānaŷ (cáñamo) y que podemos traducir como “cultivado”, sugiere que su explotación podría haber tenido lugar habitualmente en huertos (basātīn, plural de bustān). En el siglo XIII el botánico malagueño Ibn al-Bayṭār (1291 H.Ibn al-Bayṭār (1291 H.), Kitāb al-Ŷāmiᶜ li-mufradāt al-adwiya wa-l-agḏiya, Būlāq, 4 t. en 2 vols., IV, p. 39) alude a ello al hablar del cultivo del “cáñamo índico” (al-qinnab al-hindī) en Egipto. Ya en el siglo XVI el marroquí al-Gassānī al-Wazīr (1985Al-Gassānī al-Wazīr (1985), Ḥadīqat al-azhār fī māhiyyat al-ᶜušb wa-l-ᶜaqqār [El jardín de las flores sobre la naturaleza de las hierbas y las drogas], ed. Muḥammad al-ᶜArabī al-Jaṭṭābī, Bayrūt, Dār al-Garb al-Islāmī., nº 370) menciona que el cáñamo se cultivaba en huertos cercanos al agua, especialmente en la región de Mequinez, en Marruecos.

 

5. USOS ETNOBOTÁNICOS DEL CÁÑAMO Top

5.1. Partes de la planta usadas

Excepto la raíz, se aprovechaba todas las partes de la planta: hojas, ramas, semillas y sumidades florales.

5.2. Usos alimentario-dietéticos y culinarios

El consumo de los cañamones como alimento por su elevado valor nutricional podría haber sido el primer uso del cáñamo conocido por el ser humano, que más tarde, y como resultado derivado de este uso primigenio, habría conocido sus propiedades psicoactivas y su utilidad para fabricar fibras (Clarke y Merlin, 2013Clarke, Robert y Merlin, Mark (2013), Cannabis: Evolution and Ethnobotany, Berkeley, University of California Press., pp. 199-200).

Este hecho puede explicar el gran arraigo del consumo de cañamones como alimento en las civilizaciones preislámicas. Los conocimientos y usos de los poblaciones árabo-islámicas en este sentido no serán sino una continuación de los usos y conocimientos en circulación en estas civilizaciones.

La presencia de los cañamones en la dieta de la India se remonta varios siglos atrás, y todavía hoy en día son consumidos por mucha gente pobre. Una comida india popular llamada bosa está compuesta de cañamones y semillas de Eleusine indica, planta gramínea conocida vulgarmente como grama carraspera o pata de ganso (Clarke y Merlin, 2013Clarke, Robert y Merlin, Mark (2013), Cannabis: Evolution and Ethnobotany, Berkeley, University of California Press., p. 206). Lo más curioso es que este nombre de bosa designa uno de los muchos electuarios citados por el médico italiano Prospero Alpino (1553-1617), quien movido por su interés por la botánica realizó un viaje de estudios de tres años por tierras de Grecia y Egipto. Alpino se refiere en sus obras a la gran variedad de electuarios compuestos que consumían los egipcios según pudo observar personalmente en su día. Según él, la bosa estaba hecha de cañamones, como ingrediente básico, de harina de centeno y agua (Lozano, 1990Lozano Cámara, Indalecio (1990), Tres tratados árabes sobre el Cannabis indica. Textos para la historia del hachís en las sociedades islámicas s. XIII-XVI, Madrid, AECI., p. 154). Así pues, el término bosa indica una continuidad en el tiempo y en el espacio del uso alimentario de los cañamones en India y Egipto.

Otro claro ejemplo de continuidad de este uso podemos encontrarlo en una preparación comestible que se consumía en Persia durante el siglo VI y que recibía el nombre de shahdanay, término este que, como hemos mencionado más arriba, tiene el significado concreto de semillas de cáñamo. Lo más interesante es que los judíos aprendieron de los persas a preparar el sahdanay y conservaron su nombre durante largo tiempo. Más tarde, durante la Edad Media, esta comida llegó a ser muy apreciada en Europa, donde era vendida por mercaderes judíos en plazas y mercados (Clarke y Merlin, 2013Clarke, Robert y Merlin, Mark (2013), Cannabis: Evolution and Ethnobotany, Berkeley, University of California Press., p. 206).

La Agricultura nabatea (1984Agricultura nabatea (1984), ed. facsímil del Ms. 1989 Ahmet III Collection, Topkapi Sarayi Library Istanbul por Fuat Sezgin, Frankfurt am Main, Publications of the Institute for the History of Arabic-Islamic Science, 7 tomos en 5 vols., II, fol. 67a) ofrece información de gran valor para ilustrar este proceso de transmisión de conocimientos y usos alimentarios desde el Mundo Antiguo hacia la civilización árabe-islámica. En esta obra se dice que durante los meses de diciembre y enero la gente usaba la simiente del cáñamo como alimento para elaborar una pasta dulce a la que llamaban nāṭif, especie de dulce blanco y duro hecho con raíz de pie de león mezclada con uvate. Según la Agricultura nabatea había dos formas de preparar el nāṭif, pues había quienes molían los cañamones con su cáscara, mientras otros exprimían el óleo de los cañamones y lo mezclaban con sus cáscaras.

Desde fecha muy temprana casi todas las fuentes árabes que hablan de la planta mencionan recurrentemente el empleo alimentario-dietético de sus semillas; a caballo entre los siglos VII y VIII ya lo cita el médico judío Abū ᶜĪsà Māsarŷawayh (Ibn Hubal, 1363 H.Ibn Hubal (1363 H.), Kitāb al-Mujtārāt fī l-ṭibb [Libro de los excerpta médicos], Ḥaydarābād, Dā’ irat al-Maᶜārif al-ᶜUṯmāniyya, 4 vols., I, p. 234). La gran importancia del uso alimentario de los cañamones explica que fuesen frecuentemente incluidos en dichas fuentes en el capítulo dedicado a los alimentos, generalmente en el apartado donde se habla de los granos o semillas (al-ḥubūb), tal y como hace al-Ṭignarī (2006Al-Ṭignarī (2006), Kitāb Zuhrat al-bustān wa-nuzhat al-aḏhān (Esplendor del jardín y recreo de las mentes), ed. e introducción de Expiración García Sánchez, Madrid, CSIC., pp. 449-451), quien los menciona en el capítulo dedicado a las semillas, verduras y plantas ornamentales de jardín. El uso gastronómico o culinario de los cañamones para la fabricación de harina con la que hacer pan es mencionado en el siglo XII por el andalusí Ibn Zuhr (1992Ibn Zuhr (1992), Kitāb al-Agḏiya (Tratado de los alimentos), ed. y traducción castellana de Expiración García Sánchez, Madrid, CSIC., p. 12), y en el XIII por el historiador de Alepo Ibn al-ᶜAdīm (1406-1408/1986-1988Ibn al-ᶜAdīm (1406-1408/1986-1988), al-Wuṣla ilà l-ḥabīb fi waṣf al-ṭayyibāt wa-l-ṭīb [La unión con el ser amado que contiene la descripción de las cosas buenas y del aroma], ed. Sulaymà Maḥŷūb y Durriyat al-Jaṭīb, Ḥalab, Maᶜhad al-Turāṯ al-ᶜIlmī al-ᶜArabī, 1 t. en 2 vols., II, pp. 660, 668, 670). El primero de ellos menciona el pan de cañamones, cuyo ingrediente base, y quizás único, parece haber sido estas semillas, y dice que su temperamento es frío y seco, añadiendo que su consumo no daña la salud. El segundo cita los cañamones entre los ingredientes de un tipo de pan llamado aflāgūn (?), que según él hacían los francos y los armenios. Asimismo, Ibn al-ᶜAdīm da cuenta del uso culinario de los cañamones en la preparación de cuatro recetas para cocinar nabos, entre las que menciona una para preparar el “nabo relleno” llamado maqūra (?), uno de cuyos ingredientes son los cañamones tostados, y otra para cocinar el nabo llamado ᶜaŷamī. Finalmente, ofrece una receta para cocinar berenjenas, en la que incluye los cañamones tostados.

Asimismo, resulta muy interesante fijarnos en las noticias que encontramos en los tratados árabes de dietética, tales como los de Ibn Māsawayh (m. 857) (Díaz, 1978-1979aDíaz García, Amador (1978-1979a), "El Kitāb jawāṣṣ al-agḏiya de Ibn Māsawayh. Edición, traducción y estudio con glosario", MEAH, 27-28 (1), pp. 7-63., p. 19, nº 5), al-Rāzī (m. 925) (1402/1982Al-Rāzī (1402/1982), Manāfiᶜ al-agḏiya wa-dafᶜ maḍārri-hā [Libro de las propiedades beneficiosas de los alimentos y de cómo evitar sus daños], Bayrūt, Dār Iḥyā’ al-ᶜUlūm., p. 248), Ibn Zuhr (m. 1162) (1992Ibn Zuhr (1992), Kitāb al-Agḏiya (Tratado de los alimentos), ed. y traducción castellana de Expiración García Sánchez, Madrid, CSIC., p. 12), o al-Arbūlī (s. XIV ó XV) (Díaz, 1978-1979bDíaz García, Amador (1978-1979b), "Un tratado nazarí sobre alimentos: al-Kalām ᶜalà l-agḏiya de al-Arbūlī. Edición, traducción y estudio con glosarios (I)", Cuadernos de Estudios Medievales, 6-7, pp. 5-37., pp. 28-29) entre otros. En estos tratados no se aborda simplemente la cuestión de las propiedades nutricionales de los cañamones, sino que se trata este punto en conexión directa e indisoluble con los aspectos médicos y dietéticos. En otras palabras, se habla de las propiedades terapéuticas de los cañamones desde el punto de vista bromatológico. Así, por ejemplo, Ibn Māsawayh prescribe el consumo de alimentos caloríficos y desecativos, como las uvas pasas y los cañamones, a las personas de temperamento flemático, de acuerdo a los principios de la medicina humoral galénica.

Por otra parte, junto a la relación de los usos alimentarios de los cañamones encontramos en las fuentes algunas referencias a la prevención y tratamiento de los efectos nocivos derivados del consumo de estos, tales como el dolor de cabeza, la desecación del semen, el oscurecimiento de la visión, etc. La Agricultura nabatea advierte sobre los daños que pueden derivarse de la ingesta del ya mencionado nāṭif, e indica que los cañamones son de naturaleza caliente, y por tanto generan calor y producen dolor de cabeza, efecto este ampliamente mencionado por las fuentes árabes. En el siglo X, el médico judío Isḥāq b. Sulaymān (1986Isḥāq b. Sulaymān (1986), Kitāb al-agḏiya [Libro de los alimentos], ed. facsímil del Ms. Fatih 3604-3607 por Fuat Sezgin, Frankfurt am Main, Institute for the History of Arabic-Islamic Science, 4 t. en 2 vols., II, p. 133) menciona que los cañamones fritos son menos dañinos que los crudos, y que beber ojimiel hecho con azúcar después de tomarlos evita los daños que provoca su ingestión. Estos remedios son mencionados por otras fuentes, como Ibn Sīnā (1294 H.Ibn Sīnā (1294 H.), Al-Qānūn fī l-ṭibb, Būlāq, (reimp. Bayrūt, Dār Ṣādir, s.d.), 3 vols., I, p. 423), en el siglo XI, y, ya en siglo XVIII, el médico egipcio al-Qūṣūnī (1979-1980Al-Qūṣūnī (1979-1980), Qāmūs al-aṭibbā´ wa-nāmūs al-alibbā´, Dimašq, Muṣawwarāt Maŷmaᶜ al-Luga al-ᶜArabiyya bi-Dimašq, 2 vols., I, p. 92), quien recomienda el ojimiel de membrillo en lugar del azucarado. Por su parte, al-Rāzī (1402/1982Al-Rāzī (1402/1982), Manāfiᶜ al-agḏiya wa-dafᶜ maḍārri-hā [Libro de las propiedades beneficiosas de los alimentos y de cómo evitar sus daños], Bayrūt, Dār Iḥyā’ al-ᶜUlūm., p. 248) aconseja que después de ingerir los cañamones se beba agua fría, se muerda hielo, y se coma frutas ácidas. El uso de estas frutas es citado también por al-Arbūlī (Díaz 1978-1979bDíaz García, Amador (1978-1979b), "Un tratado nazarí sobre alimentos: al-Kalām ᶜalà l-agḏiya de al-Arbūlī. Edición, traducción y estudio con glosarios (I)", Cuadernos de Estudios Medievales, 6-7, pp. 5-37., pp. 28-9), que prescribe que se chupe granos de granada ácida, mientras al-ᶜUkbarī, sufí heterodoxo que vivió en Egipto en el siglo XIII, dice que debe beberse leche agria (al-Maqrīzī, 1270Al-Maqrīzī (1270 H.), Kitāb al-Mawāᶜiẓ wa-l-iᶜtibār bi-ḏikr al-jiṭaṭ wa-l-āṯār, Būlāq, (reimp. 1987, al-Qāhira, Maktabat al-Ṯaqāfa al-Dīniyya). H., II, p. 128). Otras fuentes, tales como al-Gāfiqī (1987Al-Gāfiqī (1987), Al-Muršid fī ṭibb al-ᶜayn [Guía de oftalmología], Bayrūt, Maᶜhad al-Inmā´al-ᶜArabī., p. 119), oftalmólogo andalusí del siglo XII, e Ibn Hubal (1363 H.Ibn Hubal (1363 H.), Kitāb al-Mujtārāt fī l-ṭibb [Libro de los excerpta médicos], Ḥaydarābād, Dā’ irat al-Maᶜārif al-ᶜUṯmāniyya, 4 vols., I, p. 234) dicen que para prevenir los efectos nocivos de los cañamones se tomen con almendras, azúcar y semillas de adormidera, a los que “un médico” citado por al-ᶜUkbarī (al-Maqrīzī, 1270Al-Maqrīzī (1270 H.), Kitāb al-Mawāᶜiẓ wa-l-iᶜtibār bi-ḏikr al-jiṭaṭ wa-l-āṯār, Būlāq, (reimp. 1987, al-Qāhira, Maktabat al-Ṯaqāfa al-Dīniyya). H., II, p. 128) añade pistachos, y al-Arbūlī miel.

5.3. Uso como pienso o forraje[4]

En estrecha conexión con el valor nutricional de los cañamones se plantea la cuestión de si estos fueron utilizados también como alimento para los animales domésticos. No se conoce en las fuentes árabes ninguna referencia directa a este uso, pero es de suponer que debió de existir en el mundo árabe islámico como una parte más de ese proceso de transmisión de conocimientos y usos del cáñamo desde las culturas preislámicas (Clarke y Merlin, 2013Clarke, Robert y Merlin, Mark (2013), Cannabis: Evolution and Ethnobotany, Berkeley, University of California Press., pp. 199 y ss.) hacia la civilización árabe-islámica.

Se sabe que en el siglo XIII el alfaquí šāfiᶜī egipcio Quṭb al-dīn al-Qasṭallānī (Lozano, 2005Lozano Cámara, Indalecio (2005), "Edición crítica del Kitāb Takrīm al-maᶜīša bi-taḥrīm al-ḥašīša de Quṭb al-dīn al-Qasṭallānī", al-Qantara, XXVI (2), pp. 337-356., p. 349) menciona la prohibición de alimentar a las bestias (al-bahā’ im) con hachís, esto es, con hojas de la planta del cáñamo llamado índico. Esto podría ser considerado como prueba de que, al menos en el tiempo de al-Qasṭallānī y en la región en la que vivió, existía la costumbre, más o menos difundida, de alimentar a las bestias con cáñamo. Una opinión contraria a la de al-Qasṭallānī, pero que viene a reforzar la idea de que la planta fue utilizada como forraje o pienso, la encontramos en un escrito del alfaquí šāfiᶜī egipcio del siglo XIV Ibn al-ᶜImād al-Aqfahsī (Lozano, 1991Lozano Cámara, Indalecio (1991), "Un texto inédito para la historia del ḥašīš en el mundo islámico". En: Homenaje a D. Jacinto Bosch Vilá, Granada, Universidad de Granada, I, pp. 581-598., p. 588, nota 53). Una anotación marginal recogida en el manuscrito de esta epístola conservada en Princeton dice que, aunque está prohibido embriagar a las bestias dándoles a comer hachís (= hojas de cáñamo) cuando esto no es necesario, está permitido alimentarlas con él si el propósito que se persigue con ello es aumentar su apetito para que engorden. Ambas referencias parecen ser indicio de que el cáñamo fue utilizado en el mundo árabe-islámico como forraje (hojas y cogollos o sumidades florales), y tal vez como pienso (cañamones), aunque no se dispone de datos para afirmar si este uso fue habitual en algunos momentos y regiones o por el contrario meramente ocasional.

5.4. El cáñamo como fuente de fibra

Entre los diferentes usos del cáñamo descritos en la literatura árabe, su uso como planta textil ocupa el primer lugar en importancia junto a su uso medicinal. Dioscórides (siglo I d. C.) (2002Dioscórides (2002), Plantas y remedios medicinales (De Materia Medica), introducción, traducción y notas de Manuela García Valdés, Madrid, Gredos, 2 vols., III-V, p. 114), bien conocido por los científicos árabes y extensamente citado por ellos, menciona esta utilidad del cáñamo, pero teniendo en cuenta la milenaria tradición de uso de la planta como textil en las culturas del Mundo Antiguo es más que probable que los árabes la hubiesen conocido también a través de otras vías. Las referencias a la utilización de la planta como textil contenidas en la Agricultura nabatea parecen confirmar esta idea.

5.4.1. Formas de obtención de la fibra

La Agricultura nabatea (1984Agricultura nabatea (1984), ed. facsímil del Ms. 1989 Ahmet III Collection, Topkapi Sarayi Library Istanbul por Fuat Sezgin, Frankfurt am Main, Publications of the Institute for the History of Arabic-Islamic Science, 7 tomos en 5 vols., II, fol. 67b) dice que “la gente coge la corteza que reviste la caña de la planta y llegan a juntar gran cantidad de ella, pues crece con mucha abundancia a su alrededor. Después de recolectarla, las mujeres la trabajan lo mismo que trabajan el algodón, hasta que pueden hacer con ella hilos, con los que se fabrican tejidos muy resistentes y duraderos”. En el siglo XI, al-Ṭignarī (2006Al-Ṭignarī (2006), Kitāb Zuhrat al-bustān wa-nuzhat al-aḏhān (Esplendor del jardín y recreo de las mentes), ed. e introducción de Expiración García Sánchez, Madrid, CSIC., p. 450) consagra la mayor parte de su información sobre el cáñamo a describir la forma de obtener la fibra. Dice que al arrancarlo para recolectarlo hay que separar las plantas hembra de las plantas macho pues la fibra obtenida del macho es áspera, mientras que la fibra obtenida de la hembra es más suave y mejor para ser trabajada. A continuación explica que después de arrancar las plantas hay que formar haces con ellas y colocarlos capa sobre capa en albercas cubriéndolos con piedras. Una vez remojado y hervido, se sabe que el cáñamo está listo, si al pasar las manos por la caña se desprenden fácilmente los hilos que la recubren. Por su parte, Ibn al-ᶜAwwām (1802Ibn al-ᶜAwwām (1802), Kitāb al-Filāḥa [Libro de la agricultura], ed. y trad. castellana de Josef Antonio Banqueri, 2 vols. (reimp. 1988, Madrid, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, con estudio preliminar y notas de J. E. Hernández Bermejo y Expiración García Sánchez)., II, p. 117) reproduce la información que encuentra en la Agricultura nabatea, pero añade a esto que tanto el cáñamo macho como el hembra tienen “lisa la caña, la cual se descorteza quando después de haber llegado a su término y haberse arrancado, se ponen a remojar sus matas”, y añade que la operación de cocerlo en el agua es como la del lino, y que lo que de él sale después de majarlo y sacudirlo es como lo de este mismo, con la diferencia de ser más tosco.

5.4.2. Uso de la fibra para la fabricación de tejidos

Según La Agricultura nabatea y otras fuentes más tardías, como por ejemplo Ibn al -ᶜAwwām y al-Ṭignarī, el cáñamo se usaba como materia prima para la fabricación de tejidos de gran calidad y muy duraderos. Curiosamente, y en relación también con la fabricación de tejidos de cáñamo, en el siglo XVI, el médico al-Anṭākī (s.d., I, p. 264), natural de Antioquía, sostiene que no deben vestirse prendas hechas con fibras de cáñamo, pues enflaquecen a quien las usa y dañan sus articulaciones. Sin embargo, no menos curiosa resulta su afirmación de que los tejidos viejos hechos de fibra de cáñamo son un remedio comprobado para las úlceras y las heridas, en lo que parece ser una alusión al uso de estos tejidos como vendas. Hay que confesar que al conocer este dato, se consideró con total escepticismo; aunque la sorpresa ha sido mayúscula al saber que no es el único médico que prescribe estas vendas de cáñamo. Sobre el año 1150, la abadesa alemana Hildegard von Bingen, autora de una obra de medicina titulada Physica, en la cual habla extensamente de la planta, dice que estas vendas hechas de cáñamo son muy útiles para curar ulceraciones y heridas “pues el calor es contenido dentro de ellas” (Frankhauser, 2002Frankhauser, Manfred (2002), "History of Cannabis in Western Medicine". En: Grotenhermen, Franjo y Russo, Ethan (eds.), Cannabis and Cannabinoids: Pharmacology, Toxicology, and Therapeutic Potential, New York - London – Oxford, The Haworth Integrative Healing Press, pp. 37-51., p. 39).

5.4.3. Uso de la fibra para la fabricación de hilos, cordeles y cuerdas

La estrecha relación entre el cáñamo y la fabricación de cuerdas y redes está documentada en algunas partes de Eurasia ya desde antes del Mesolítico y tuvo una larga historia en las civilizaciones preislámicas que fecundarán la cultura árabe (Clarke y Merlin, 2013Clarke, Robert y Merlin, Mark (2013), Cannabis: Evolution and Ethnobotany, Berkeley, University of California Press., pp. 75 y ss.).

El uso de la fibra de cáñamo para la fabricación de hilos y cuerdas de gran resistencia es la utilidad más veces mencionada por los árabes, aunque en general las fuentes no mencionan a qué usos concretos estaban destinados. Únicamente se ha podido documentar el uso de estos hilos y cuerdas en la realización de algunas labores agrícolas mencionadas por Abū l-Jayr (1991Abū l-Jayr al-Išbīlī (1991), Kitāb al-Filāḥa. Tratado de agricultura, introducción, edición, traducción e índices de Julia María Carabaza, Madrid, M.A.E., p. 307) y al-Ṭignarī (2006Al-Ṭignarī (2006), Kitāb Zuhrat al-bustān wa-nuzhat al-aḏhān (Esplendor del jardín y recreo de las mentes), ed. e introducción de Expiración García Sánchez, Madrid, CSIC., pp. 150, 295). El primero se refiere a este uso en relación al injerto del cidro en el laurel y en el olivo para obtener frutos menudos, mientras el segundo lo menciona al hablar de labores agrícolas relacionadas con la granada y el higo.

Por otra parte, también está documentado el uso de la fibra de cáñamo para fabricar calzado. La información que se encuentra en al-Ṭignarī (2006Al-Ṭignarī (2006), Kitāb Zuhrat al-bustān wa-nuzhat al-aḏhān (Esplendor del jardín y recreo de las mentes), ed. e introducción de Expiración García Sánchez, Madrid, CSIC., p. 450) permite remontar este uso en al-Andalus al siglo XI, cuando se fabricaban con esta fibra awṭi’a ṭabariyya (?)[5] de excelente calidad. En la segunda mitad del siglo XV existió un próspero comercio entre los fabricantes cristianos de cuerdas de Valencia y los musulmanes de Vall de Uxó (sureste de Castellón), que estaban especializados en la fabricación de calzados de cáñamo. Los cordeleros de Valencia suministraban los cordeles de cáñamo y los enviaban a Vall de Uxó, donde eran utilizados en la producción de alpargatas, llamadas espardenyas en valenciano, que eran llevadas a Valencia, el mayor mercado para comercializar este calzado (Clarke y Merlin, 2013Clarke, Robert y Merlin, Mark (2013), Cannabis: Evolution and Ethnobotany, Berkeley, University of California Press., p. 165). Por último, se puede suponer que el cáñamo fue utilizado también para fabricar cuerdas y lienzos destinados a los barcos, así como para la fabricación de redes para la caza y la pesca (Clarke y Merlin, 2013Clarke, Robert y Merlin, Mark (2013), Cannabis: Evolution and Ethnobotany, Berkeley, University of California Press., pp. 160-1). Sin embargo, no hay ningún dato que permita confirmar estos usos, siendo necesaria más investigación sobre este punto.

5.5. Fabricación de papel

El cáñamo ha sido una importante fuente de celulosa para la fabricación de papel desde tiempos muy remotos, y aunque en la actualidad no es considerado rentable, es una magnífica alternativa a la celulosa obtenida de la madera. Por lo tanto, la historia del papel fabricado con cáñamo es una parte muy importante de la propia historia de la planta, así como la historia de esta es a su vez parte muy importante de la historia del papel. Originado en China hace aproximadamente dos mil años, la fabricación de papel se extendió a través de Asia hasta Europa, y llegó a Al-Andalus a mediados del siglo IX, y a otros lugares de Europa entre los siglos XI y XII (Clarke y Merlin, 2013Clarke, Robert y Merlin, Mark (2013), Cannabis: Evolution and Ethnobotany, Berkeley, University of California Press., pp. 187 y ss.).

Las fuentes ofrecen muy poca información sobre el uso del cáñamo para fabricar papel y se limitan a mencionarlo sin dar detalles al respecto (Agricultura nabatea, 1984Agricultura nabatea (1984), ed. facsímil del Ms. 1989 Ahmet III Collection, Topkapi Sarayi Library Istanbul por Fuat Sezgin, Frankfurt am Main, Publications of the Institute for the History of Arabic-Islamic Science, 7 tomos en 5 vols., II, fol. 67b; Miftāḥ al-rāḥa li-ahl al-filāḥa, 1984Miftāḥ al-rāḥa li-ahl al-filāḥa (1984) [La llave de la tranquilidad para las gentes de la agricultura], ed. Muḥammad Ṣāliḥiyya e Iḥsān Ṣudqī al-ᶜUmd, al-Kuwayt, al-Maŷlis al-Waṭanī li-l-Taqāfa wa-l-Funūn wa-l-Ādāb., p. 134; Ibn al-ᶜAwwām, 1802Ibn al-ᶜAwwām (1802), Kitāb al-Filāḥa [Libro de la agricultura], ed. y trad. castellana de Josef Antonio Banqueri, 2 vols. (reimp. 1988, Madrid, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, con estudio preliminar y notas de J. E. Hernández Bermejo y Expiración García Sánchez)., II, pp. 117-8). Por otra parte, Clarke y Merlin (2013Clarke, Robert y Merlin, Mark (2013), Cannabis: Evolution and Ethnobotany, Berkeley, University of California Press., pp. 193-5) sí ofrecen algunos datos de interés sobre este punto, si bien no dejan de ser muy fragmentarios. Sabemos, por ejemplo, que en el siglo X, Damasco era un importante centro de fabricación de papel y que, al igual que otras regiones de Siria, se benefició en gran medida de las ventajosas condiciones de los ecosistemas locales para el cultivo del cáñamo. En Egipto, la mayor parte del papel era fabricado con trapos de lino reciclados. Sin embargo, en excavaciones realizadas en Fustat en 1980 se encontraron restos de tejidos del siglo XI -posiblemente dejados allí para ser reutilizados para la fabricación de papel- y un pequeño porcentaje de estos tejidos eran de cáñamo. Por lo que se refiere al Magreb, se sabe que en el siglo XI, durante el periodo almorávide, solo en Fez operaban más de un centenar de molinos que fabricaban papel de lino o cáñamo. En al-Andalus el principal centro de fabricación de papel fue Xátiva, donde al menos desde el siglo XI se producía un papel característico y diferente de todos los demás, y que es conocido todavía en Marruecos como al-šāṭibī. Este papel fabricado en Xátiva contenía fibras de lino, cáñamo o una mezcla de los dos.

5.6. Insecticida

Al-Rāzī (1386/1966Al-Rāzī (1386/1966), Kitāb al-Ḥāwī fī l-ṭibb, (tomo XIX: Fī l-bawl wa-mā yataᶜallaq bi-hi wa-l-nahš wa-l-sumūm), Ḥaydarābād, Dā’irat al-Maᶜārif al-ᶜUṯmāniyya., XIX, p. 331) aconseja que se ponga ramas de cáñamo sobre el lecho para evitar las picaduras de chinches y mosquitos. Este uso cuenta con un antecedente que se remonta al siglo VI en la tradición agronómica bizantina, cuando Casiano Baso (1998Casiano Baso (1998), Geopónica o extractos de agricultura de Casiano Baso, traducción y comentarios de Meana, María José; Cubero, José Ignacio; Sáez, Pedro, Madrid, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria., p. 451) dice en su Geopónica (Libro 13, capítulo 11): “Si cuando vayas a dormir te pones al lado una rama florida de cáñamo flexible, no te tocarán los mosquitos”. Por su parte, Ibn Ḥaŷŷāŷ (1402/1982Ibn Ḥaŷŷāŷ (1402/1982), Al-Muqniᶜ fī l-filāḥa [Libro que satisface a las gentes de la agricultura], ed. Ŷirār, S.; Abū Ṣafiyya, Ŷ., ᶜAmmān, Maŷmaᶜ al-Luga al-ᶜArabiyya., p. 82) recomienda como remedio para acabar con los que él llama “chinches rojos” (al-baqq al-aḥmar) que se alojan en la madera, que se ahume con hojas de cáñamo el sitio donde se encuentren estos insectos. Ya en el siglo XVI el autor oriental anónimo a quien se debe la redacción de la Ḏayl al-Taḏkira (Continuación de la Taḏkira de Dāwūd al-Anṭākī) (Al-Anṭākī, s.d.Al-Anṭākī (s.d.), Taḏkirat ūlī l-albāb wa-l-ŷāmiᶜ li-l-ᶜaŷab al-ᶜuŷāb, Bayrūt, al-Maktaba al-Taqāfiyya, 3 t. en 1 vol., III, p. 186) recomienda ahumar las casas con cañamones y hachís para alejar de ellas los chinches.

5.7. Repelente de animales

Muy relacionado con el uso del cáñamo como insecticida se encuentra su uso como repelente de algunos animales. Al-ᶜUkbarī (al-Maqrīzī, 1270Al-Maqrīzī (1270 H.), Kitāb al-Mawāᶜiẓ wa-l-iᶜtibār bi-ḏikr al-jiṭaṭ wa-l-āṯār, Būlāq, (reimp. 1987, al-Qāhira, Maktabat al-Ṯaqāfa al-Dīniyya). H., II, p. 128) afirma haber sido testigo de cómo el olor del cáñamo pone en fuga a muchos animales venenosos, tales como las víboras. Asimismo, entre los diversos remedios propuestos por el autor anónimo de Miftāḥ al-rāḥa li-ahl al-filāḥa (1984Miftāḥ al-rāḥa li-ahl al-filāḥa (1984) [La llave de la tranquilidad para las gentes de la agricultura], ed. Muḥammad Ṣāliḥiyya e Iḥsān Ṣudqī al-ᶜUmd, al-Kuwayt, al-Maŷlis al-Waṭanī li-l-Taqāfa wa-l-Funūn wa-l-Ādāb., p. 211) para mantener alejadas a las fieras salvajes de las vides, menciona uno consistente en untarlas con cañamones, con lo cual se consigue, según dice, que no se acerquen a ellas.

5.8. Uso como medicamento en veterinaria

Al-Aqfahsī (Lozano, 1991Lozano Cámara, Indalecio (1991), "Un texto inédito para la historia del ḥašīš en el mundo islámico". En: Homenaje a D. Jacinto Bosch Vilá, Granada, Universidad de Granada, I, pp. 581-598., p. 588, nota 56) y el literato damasceno del siglo XV Taqī al-dīn al-Badrī (Lozano, 1989-1990Lozano Cámara, Indalecio (1989-1990), "Un fragmento del Kitāb Rāḥat al-arwāḥ fī l-ḥašīš wa-l-rāḥ", MEAH, XXXVIII, pp. 163-183., p. 171) afirman que el cáñamo sirve para secar las “llagas de las bestias” (ᶜaqr al-dābba). El ya mencionado Casiano Baso (1998Casiano Baso (1998), Geopónica o extractos de agricultura de Casiano Baso, traducción y comentarios de Meana, María José; Cubero, José Ignacio; Sáez, Pedro, Madrid, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria., p. 515) anticipa varios siglos este uso cuando al hablar de las dolencias de los caballos en su Geopónica (Libro 16, capítulo 1) dice: “Si se le ulcera la espina dorsal […] se le unta la ceniza de quemar cáñamo remojada en miel, frotada previamente la zona con orina rancia”.

5.9. Abstergente

Al-ᶜUkbarī (al-Maqrīzī, 1270Al-Maqrīzī (1270 H.), Kitāb al-Mawāᶜiẓ wa-l-iᶜtibār bi-ḏikr al-jiṭaṭ wa-l-āṯār, Būlāq, (reimp. 1987, al-Qāhira, Maktabat al-Ṯaqāfa al-Dīniyya). H., II, p. 128) dice haber comprobado por propia experiencia que el hachís (hojas del cáñamo índico) es lo más efectivo que existe para limpiar la suciedad de las manos. Este dato no aparece corroborado en ninguna otra fuente, ni conozco antecedentes de este uso en las civilizaciones preislámicas. Sin embargo, hoy en día el cáñamo se usa para elaborar jabón y champú, entre otros productos cosméticos (Clarke y Merlin, 2013Clarke, Robert y Merlin, Mark (2013), Cannabis: Evolution and Ethnobotany, Berkeley, University of California Press., p. 200).

5.10. Combustible

No se conoce ninguna referencia del uso del cáñamo como combustible en las civilizaciones preislámicas (Clarke y Merlin, 2013Clarke, Robert y Merlin, Mark (2013), Cannabis: Evolution and Ethnobotany, Berkeley, University of California Press., pp. 200 y ss.). La Agricultura nabatea (1984Agricultura nabatea (1984), ed. facsímil del Ms. 1989 Ahmet III Collection, Topkapi Sarayi Library Istanbul por Fuat Sezgin, Frankfurt am Main, Publications of the Institute for the History of Arabic-Islamic Science, 7 tomos en 5 vols., II, fol. 67a) es la única fuente en la que se menciona el uso del óleo de los cañamones como combustible, y se dice que proporciona una luz excelente. Asimismo, se describe en esta misma obra lo que parece ser el proceso de fabricación de fósforos, recomendando que se sumerjan las puntas de los tallos de la planta en azufre líquido, y que se dejen secar colgadas, tras lo cual sirven para encender fuego.

5.11. Incienso ceremonial

La única fuente que menciona este uso de la planta es la Agricultura nabatea (1984Agricultura nabatea (1984), ed. facsímil del Ms. 1989 Ahmet III Collection, Topkapi Sarayi Library Istanbul por Fuat Sezgin, Frankfurt am Main, Publications of the Institute for the History of Arabic-Islamic Science, 7 tomos en 5 vols., II, fol. 67b) que dice al respecto: “A veces la simiente se usa en la elaboración del incienso ceremonial que se utiliza en los templos cuando se celebran ciertas festividades, pues hay quienes prefieren esta simiente a las heces del vino, y la utilizan en lugar de estas para preparar el incienso”.

Aunque se ignora a qué festividades y templos se refiere, esta información recuerda el relato de Heródoto, quien entre 450 y 420 a. C. habla del uso de las semillas de cáñamo como incienso ceremonial entre las tribus nómadas escitas (Clarke y Merlin, 2013Clarke, Robert y Merlin, Mark (2013), Cannabis: Evolution and Ethnobotany, Berkeley, University of California Press., p. 83; Levey, 1979Levey, M. (1979), The Encyclopaedia of Islam, Leiden – London, E. J. Brill – Luzac & Co, vol. III, pp. 266-267, s.v. ḥashīsh., p. 266). Tampoco se conoce ningún dato que permita asegurar la continuidad de este uso en el mundo islámico, donde sabemos que se usaron profusamente otras plantas como combustible para incienso (Dannaway, 2010Dannaway, Frederick R. (2010), "Strange Fires, Weird Smokes and Psychoactive Combustibles: Entheogens and Incense in Ancient Traditions", Journal of Psychoactive Drugs, 42 (4), pp. 485-497., pp. 490-1).

 

6. CONCLUSIONES Top

La historia del cultivo y usos etnobotánicos del cáñamo (Cannabis sativa L.) en la civilización árabe-islámica entre los siglos VIII y XVII constituye un relevante capítulo de la historia general de esta planta y de sus relaciones con la humanidad. Por diferentes razones, esta historia del cáñamo en el Islam clásico no ha sido tratada de manera suficiente en las investigaciones publicadas hasta el día de hoy. En ellas apenas se recogen algunos datos dispersos que en su mayor parte no están basados en la consulta directa de las fuentes árabes. Así pues, resulta necesario aumentar y profundizar nuestro conocimiento de la historia general de esta planta desde el campo de la filología y los estudios árabe-islámicos. Del análisis de las fuentes árabes se desprende que el cáñamo tuvo una gran importancia en la civilización islámica, no solo en lo referente a sus usos recreativos y medicinales, sino también en lo que respecta a sus usos alimentarios y dietéticos, industriales, en veterinaria, como insecticida, abstergente, combustible, etc. Por otra parte, al igual que ocurre en el caso de otras muchas especies vegetales, es posible trazar una línea ininterrumpida de transmisión de conocimiento y usos del cáñamo entre las civilizaciones preislámicas y la civilización árabe-islámica. Los científicos árabes heredaron una tradición milenaria de las civilizaciones caldea y del Medio Oriente en general, grecolatina, india y persa, que configuran en gran medida el sustrato cultural en el cual se desarrolló la historia del cultivo y usos etnobotánicos del cáñamo en el mundo islámico oriental, magrebí y andalusí.

 

NOTAS Top

[1]

En el original árabe encontramos ādamī. No obstante, Fahd (1977Fahd, Toufy (1977), "Matériaux pour l’histoire de l’agriculture en Irak. Al-Filâḥa n-nabaṭiyya". En: Wirtschaftsgeschichte des vorderen orients in islamischer zeit, I, Leiden, E.J. Brill, pp. 276-377., p. 306), traduce como Adán.

[2]

Banqueri (Ibn al-ᶜAwwām, 1802Ibn al-ᶜAwwām (1802), Kitāb al-Filāḥa [Libro de la agricultura], ed. y trad. castellana de Josef Antonio Banqueri, 2 vols. (reimp. 1988, Madrid, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, con estudio preliminar y notas de J. E. Hernández Bermejo y Expiración García Sánchez)., vol. II, pp. 117 y s.) traduce de esta forma el término árabe al-ḥabb al-ṣīnī y nombra al mencionado Sušād como Susado. Fahd, en su edición de L’Agriculture nabatéenne (1993-1995L’Agriculture nabatéenne. Traduction en arabe attribuée à Abū Bakr Aḥmad b. ᶜ Alī al-Kasdānī connu sous le nom d’IBN WAḤŠIYYA (IV/Xe siècle) (1993-1995), ed. Toufic Fahd, Damas, Institut Français de Damas, 2 tomos., I, p. 520), recoge el nombre de este personaje bajo la forma “Y(a)nbūšād”.

[3]

Para una breve aproximación al cultivo del cáñamo en la moderna literatura científica, véase Clarke y Merlin (2013Clarke, Robert y Merlin, Mark (2013), Cannabis: Evolution and Ethnobotany, Berkeley, University of California Press., pp. 13-17)

[4]

Sobre este uso en la actualidad, véase Woods et al. (2009Woods, Vanessa B. y Fearon, Anna M. (2009), "Dietary sources of unsaturated fatty acids for animals and their transfer into meat, milk and eggs: A review", Livestock Science, 126, pp. 1-20., p. 15).

[5]

Según Dozy (1881Dozy, Reinhart (1881), Supplément aux dictionnaires arabes, Leyde, E. J. Brill, (reimp. Beyrouth, Librairie du Liban, 1981), 2 vols.), II, p. 827, s.v. waṭā’), el término awṭi’a designa un tipo de calzado de suela gruesa, habitual en Jerusalén entre los campesinos y trabajadores. El significado del adjetivo ṭabariyya es oscuro para mí.

 

BIBLIOGRAFÍATop

Abū l-Jayr al-Išbīlī (1991), Kitāb al-Filāḥa. Tratado de agricultura, introducción, edición, traducción e índices de Julia María Carabaza, Madrid, M.A.E.
Agricultura nabatea (1984), ed. facsímil del Ms. 1989 Ahmet III Collection, Topkapi Sarayi Library Istanbul por Fuat Sezgin, Frankfurt am Main, Publications of the Institute for the History of Arabic-Islamic Science, 7 tomos en 5 vols.
Al-Anṭākī (s.d.), Taḏkirat ūlī l-albāb wa-l-ŷāmiᶜ li-l-ᶜaŷab al-ᶜuŷāb, Bayrūt, al-Maktaba al-Taqāfiyya, 3 t. en 1 vol.
Alexander, Stephen P. H. (2016), "Therapeutic potential of cannabis-related drugs", Progress in neuro-psychopharmacology & biological psychiatry, 64, pp. 157-166.
Al-Gāfiqī (1987), Al-Muršid fī ṭibb al-ᶜayn [Guía de oftalmología], Bayrūt, Maᶜhad al-Inmā´al-ᶜArabī.
Al-Gassānī al-Wazīr (1985), Ḥadīqat al-azhār fī māhiyyat al-ᶜušb wa-l-ᶜaqqār [El jardín de las flores sobre la naturaleza de las hierbas y las drogas], ed. Muḥammad al-ᶜArabī al-Jaṭṭābī, Bayrūt, Dār al-Garb al-Islāmī.
Al-Maqrīzī (1270 H.), Kitāb al-Mawāᶜiẓ wa-l-iᶜtibār bi-ḏikr al-jiṭaṭ wa-l-āṯār, Būlāq, (reimp. 1987, al-Qāhira, Maktabat al-Ṯaqāfa al-Dīniyya).
Al-Nābulsī (1979), ᶜAlam al-milāḥa fī ᶜilm al-filāḥa [Bandera de navegación para la ciencia de la agricultura], Bayrūt, Dār al-Āfāq al-Ŷadīda.
Al-Qūṣūnī (1979-1980), Qāmūs al-aṭibbā´ wa-nāmūs al-alibbā´, Dimašq, Muṣawwarāt Maŷmaᶜ al-Luga al-ᶜArabiyya bi-Dimašq, 2 vols.
Al-Rāzī (1386/1966), Kitāb al-Ḥāwī fī l-ṭibb, (tomo XIX: Fī l-bawl wa-mā yataᶜallaq bi-hi wa-l-nahš wa-l-sumūm), Ḥaydarābād, Dā’irat al-Maᶜārif al-ᶜUṯmāniyya.
Al-Rāzī (1402/1982), Manāfiᶜ al-agḏiya wa-dafᶜ maḍārri-hā [Libro de las propiedades beneficiosas de los alimentos y de cómo evitar sus daños], Bayrūt, Dār Iḥyā’ al-ᶜUlūm.
Al-Ṭignarī (2006), Kitāb Zuhrat al-bustān wa-nuzhat al-aḏhān (Esplendor del jardín y recreo de las mentes), ed. e introducción de Expiración García Sánchez, Madrid, CSIC.
Amaducci, S., Scordia, D., Liu, F.H., Zhang, Q., Guo, H., Testa, G. y Cosentino, S.L. (2015), "Key cultivation techniques for hemp in Europe and China", Industrial Crops and Products, 68, pp. 2-16.
Casiano Baso (1998), Geopónica o extractos de agricultura de Casiano Baso, traducción y comentarios de Meana, María José; Cubero, José Ignacio; Sáez, Pedro, Madrid, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria.
Clarke, Robert y Merlin, Mark (2013), Cannabis: Evolution and Ethnobotany, Berkeley, University of California Press.
Da Silva, Taline Cristina, Muniz Medeiros, Patricia, Lozano Balcazár, Alejandro, de Sousa Araújo, Thiago Antônio, Pirondo, Analia y Trindade Medeiros, Maria Franco (2014), "Historical ethnobotany: an overview of selected studies", Ethnobiology and Conservation, 3 (4), pp. 1-12.
Dannaway, Frederick R. (2010), "Strange Fires, Weird Smokes and Psychoactive Combustibles: Entheogens and Incense in Ancient Traditions", Journal of Psychoactive Drugs, 42 (4), pp. 485-497.
De Vries, Kay y Green, Anita J. (2012), "Therapeutic use of cannabis", Nursing times, 108 (9), pp. 12-15.
Díaz García, Amador (1978-1979a), "El Kitāb jawāṣṣ al-agḏiya de Ibn Māsawayh. Edición, traducción y estudio con glosario", MEAH, 27-28 (1), pp. 7-63.
Díaz García, Amador (1978-1979b), "Un tratado nazarí sobre alimentos: al-Kalām ᶜalà l-agḏiya de al-Arbūlī. Edición, traducción y estudio con glosarios (I)", Cuadernos de Estudios Medievales, 6-7, pp. 5-37.
Dioscórides (2002), Plantas y remedios medicinales (De Materia Medica), introducción, traducción y notas de Manuela García Valdés, Madrid, Gredos, 2 vols.
Dozy, Reinhart (1881), Supplément aux dictionnaires arabes, Leyde, E. J. Brill, (reimp. Beyrouth, Librairie du Liban, 1981), 2 vols.
Escohotado, Antonio (1989-1990), Historia de las drogas, Madrid, Alianza, 3 vols.
Estrada-Castillón, Eduardo, Soto-Mata, Brianda Elizabeth, Garza-López, Miriam, Villarreal-Quintanilla, José Ángel y Jiménez-Pérez, Javier et al. (2012), "Medicinal plants in the southern region of the State of Nuevo Leon, Mexico", Journal of Ethnobiology and Ethnomedicine, 8, p. 45.
Fahd, Toufy (1977), "Matériaux pour l’histoire de l’agriculture en Irak. Al-Filâḥa n-nabaṭiyya". En: Wirtschaftsgeschichte des vorderen orients in islamischer zeit, I, Leiden, E.J. Brill, pp. 276-377.
Frankhauser, Manfred (2002), "History of Cannabis in Western Medicine". En: Grotenhermen, Franjo y Russo, Ethan (eds.), Cannabis and Cannabinoids: Pharmacology, Toxicology, and Therapeutic Potential, New York - London – Oxford, The Haworth Integrative Healing Press, pp. 37-51.
Grant, Igor (2013), "Medicinal cannabis and painful sensory neuropathy", The virtual mentor : VM, 15 (5), pp. 466-469.
Ibn al-ᶜAdīm (1406-1408/1986-1988), al-Wuṣla ilà l-ḥabīb fi waṣf al-ṭayyibāt wa-l-ṭīb [La unión con el ser amado que contiene la descripción de las cosas buenas y del aroma], ed. Sulaymà Maḥŷūb y Durriyat al-Jaṭīb, Ḥalab, Maᶜhad al-Turāṯ al-ᶜIlmī al-ᶜArabī, 1 t. en 2 vols.
Ibn al-ᶜAwwām (1802), Kitāb al-Filāḥa [Libro de la agricultura], ed. y trad. castellana de Josef Antonio Banqueri, 2 vols. (reimp. 1988, Madrid, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, con estudio preliminar y notas de J. E. Hernández Bermejo y Expiración García Sánchez).
Ibn al-Bayṭār (1291 H.), Kitāb al-Ŷāmiᶜ li-mufradāt al-adwiya wa-l-agḏiya, Būlāq, 4 t. en 2 vols.
Ibn Ḥaŷŷāŷ (1402/1982), Al-Muqniᶜ fī l-filāḥa [Libro que satisface a las gentes de la agricultura], ed. Ŷirār, S.; Abū Ṣafiyya, Ŷ., ᶜAmmān, Maŷmaᶜ al-Luga al-ᶜArabiyya.
Ibn Hubal (1363 H.), Kitāb al-Mujtārāt fī l-ṭibb [Libro de los excerpta médicos], Ḥaydarābād, Dā’ irat al-Maᶜārif al-ᶜUṯmāniyya, 4 vols.
Ibn Sīnā (1294 H.), Al-Qānūn fī l-ṭibb, Būlāq, (reimp. Bayrūt, Dār Ṣādir, s.d.), 3 vols.
Ibn Zuhr (1992), Kitāb al-Agḏiya (Tratado de los alimentos), ed. y traducción castellana de Expiración García Sánchez, Madrid, CSIC.
Isḥāq b. Sulaymān (1986), Kitāb al-agḏiya [Libro de los alimentos], ed. facsímil del Ms. Fatih 3604-3607 por Fuat Sezgin, Frankfurt am Main, Institute for the History of Arabic-Islamic Science, 4 t. en 2 vols.
Juurlink, David N. (2014), "Medicinal cannabis: Time to lighten up?", Canadian Medical Association Journal, 186 (12), pp. 897-898.
Karus, Michael y Vogt, Dominik (2004), "European hemp industry: Cultivation, processing and product lines", Euphytica, 140, pp. 7-12.
Kaushal, Suman (2012), "Ethnobotanical study and socioeconomic survey of Cannabis sativa", Indian Journal of Plant Sciences, 1 (1), pp. 114-119.
Kuddus, Mohammed, Ginawi, Ibrahim A. M. y Al-Hazimi, Awdah (2013), "Cannabis sativa: An ancient wild edible plant of India", Emirates Journal of Food and Agriculture, 25 (10), pp. 736-745.
L’Agriculture nabatéenne. Traduction en arabe attribuée à Abū Bakr Aḥmad b. ᶜ Alī al-Kasdānī connu sous le nom d’IBN WAḤŠIYYA (IV/Xe siècle) (1993-1995), ed. Toufic Fahd, Damas, Institut Français de Damas, 2 tomos.
Lanz, Christian, Mattsson, Johan, Soydaner, Umut y Brenneisen, Rudolf (2016), "Medicinal Cannabis: In Vitro Validation of Vaporizers for the Smoke-Free Inhalation of Cannabis", PloS one, 11 (1), e0147286.
Lash, Robin (2002-2003), "Industrial Hemp: The Crop for the Seventh Generation", American Indian Law Review, 27 (1), pp. 313-356.
Laursen, Lucas (2015), "The cultivation of weed", Nature, 525 (24 September 2015), pp. 4-5.
Levey, M. (1979), The Encyclopaedia of Islam, Leiden – London, E. J. Brill – Luzac & Co, vol. III, pp. 266-267, s.v. ḥashīsh.
Liu, Ming, Fernando, Dinesh, Daniel, Geoffrey, Madsen, Bo, Meyer, Anne S, Ale, Marcel Tutor y Thygesen, Anders (2015), "Effect of harvest time and field retting duration on the chemical composition, morphology and mechanical properties of hemp fibers", Industrial Crops and Products, 69, pp. 29-39.
Lozano Cámara, Indalecio (1989-1990), "Un fragmento del Kitāb Rāḥat al-arwāḥ fī l-ḥašīš wa-l-rāḥ", MEAH, XXXVIII, pp. 163-183.
Lozano Cámara, Indalecio (1990), Tres tratados árabes sobre el Cannabis indica. Textos para la historia del hachís en las sociedades islámicas s. XIII-XVI, Madrid, AECI.
Lozano Cámara, Indalecio (1991), "Un texto inédito para la historia del ḥašīš en el mundo islámico". En: Homenaje a D. Jacinto Bosch Vilá, Granada, Universidad de Granada, I, pp. 581-598.
Lozano Cámara, Indalecio (1996a), "Análisis de la terminología árabe sufí conectada con el uso ritual del cáñamo", Anaquel de Estudios Árabes, VII, pp. 87-108.
Lozano Cámara, Indalecio (1996b), "Terminología científica árabe del cáñamo". En: Álvarez de Morales, Camilo (ed.), Ciencias de la naturaleza en al-Andalus: textos y estudios, 4, Granada, CSIC- Escuela de Estudios Árabes, pp. 147-164.
Lozano Cámara, Indalecio (2001), "The therapeutic use of Cannabis sativa (L.) in Arabic medicine", Journal of Cannabis therapeutics. Studies in endogenous, herbal and synthetic cannabinoids, 1 (1), pp. 63-70.
Lozano Cámara, Indalecio (2005), "Edición crítica del Kitāb Takrīm al-maᶜīša bi-taḥrīm al-ḥašīša de Quṭb al-dīn al-Qasṭallānī", al-Qantara, XXVI (2), pp. 337-356.
Merlin, M. D. (2003), "Archaeological evidence for the tradition of psychoactive plant use in the Old World", Economic Botany, 57 (3), pp. 295-323.
Miftāḥ al-rāḥa li-ahl al-filāḥa (1984) [La llave de la tranquilidad para las gentes de la agricultura], ed. Muḥammad Ṣāliḥiyya e Iḥsān Ṣudqī al-ᶜUmd, al-Kuwayt, al-Maŷlis al-Waṭanī li-l-Taqāfa wa-l-Funūn wa-l-Ādāb.
Murnion, B. (2015), "Medicinal cannabis", Australian Prescriber, 38 (6), pp. 212-215.
Ranalli, Paolo y Venturi, Gianpietro (2004), "Hemp as a raw material for industrial applications", Euphytica, 140, pp. 1-6.
Rosenthal, Franz (1971), The herb: hashish versus medieval Muslim society, Leiden, E.J. Brill.
Ruchlemer, Rosa, Amit-Kohn, Michal, Raveh, David y Hanuš, Lumír (2015), "Inhaled medicinal cannabis and the immunocompromised patient", Supportive Care in Cancer, 23 (3), pp. 819-822.
Russo, Ethan B. (2011), "Taming THC: potential cannabis synergy and phytocannabinoid-terpenoid entourage effects", British Journal of Pharmacology, 163 (7), pp. 1344-1364.
Salentijn, Elma M.J., Zhang, Qingying, Amaducci, Stefano, Yang, Ming y Trindade, Luisa M. (2015), "New developments in fiber hemp (Cannabis sativa L.) breeding", Industrial Crops and Products, 68, pp. 32-41.
Small, Ernest (2015), "Evolution and Classification of Cannabis sativa (Marijuana, Hemp) in Relation to Human Utilization", The Botanical Review, 81 (3), pp. 189-294.
Thomson, William A. R. (1980), Guía práctica ilustrada de las plantas medicinales, Barcelona, Blume.
Warf, Barney (2014), "High Points: A Historical Geography of Cannabis", Geographical Review, 104 (4), pp. 414-438.
Woods, Vanessa B. y Fearon, Anna M. (2009), "Dietary sources of unsaturated fatty acids for animals and their transfer into meat, milk and eggs: A review", Livestock Science, 126, pp. 1-20.


Copyright (c) 2017 Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.


Contacte con la revista asclepio.cchs@cchs.csic.es

Soporte técnico soporte.tecnico.revistas@csic.es