Reseña del libro "El peruano y su entorno. Aclimatándose a las alturas andinas"

 

RESEÑAS DE LIBROS/BOOK REVIEWS

 

RESEÑA DEL LIBRO "EL PERUANO Y SU ENTORNO. ACLIMATÁNDOSE A LAS ALTURAS ANDINAS"

 

Lossio, Jorge. El peruano y su entorno. Aclimatándose a las alturas andinas. Lima, Instituto de Estudios Peruanos, 2012. 119 páginas [ISBN: 978-9972-51-362-6]

 

Países como Perú, Bolivia, China, Etiopía, India y Nepal, entre otros, cuentan con poblaciones que viven por encima de los 2500 m.s.n.m. Este contexto de gran altitud se caracteriza por la reducción del oxígeno, presión barométrica, humedad relativa, así como un aumento de la radiación solar y variaciones marcadas de temperatura en periodos cortos. De las características anteriores, son los efectos de la reducción de oxígeno en la fisiología humana quien ha recibido el mayor énfasis en la literatura biomédica. En el Perú, los estudios de fisiología de altura es la que manifiesta un mayor grado de especialización y excelencia, expresada en aportes científicos de relevancia mundial (Cueto, 1990Cueto, Marcos (1990), "Entre la teoría y la técnica: los inicios de la fisiología de altura en el Perú", Bulletin Institute Frétudes Andines, 19 (2), pp. 432-435, [en línea], disponible en: http://www.ifeanet.org/publicaciones/boletines/19(2)/431.pdf [consultado el 28/02/2014].).


El libro de Jorge Lossio que comentamos ahora, busca dos cosas importantes, desde el punto de vista médico e histórico-social. Primero, muestra las orientaciones científicas sobre la vida en las alturas andinas, así como los efectos de la altitud en la salud mental y física de los pobladores de los Andes. Segundo, trata de evidenciar como una orientación determinista acerca del papel del clima y geografía de los Andes, ha sido empleado como explicación para las «fragmentaciones sociales, subdesarrollo y el fracaso de varios proyectos nacionales» (p. 12). 


Nos preguntamos, ¿esto es cierto? Lossio señala que esta percepción hostil de los climas de altura para la vida es resultado de un imaginario occidental y costeño. El mismo autor nos dice: «probablemente muy diferente sería nuestra percepción si la cultura dominante fuera la andina, donde lo insalubre sería considerado el exceso de oxígeno del nivel del mar» (p. 14). Las representaciones sociales de lo saludable y no saludable juegan un papel importante en este tema. Es así que este libro no se centra en lo eminentemente médico sino también en lo histórico y social. 


El libro se encuentra divido en cinco capítulos. El primer capítulo trata acerca de relación entre clima y desarrollo nacional. Esta reflexión se fundamenta en el imaginario observado a fines del siglo XX acerca de la existencia de mejores climas para el desarrollo y avance de los pueblos. Visiones contrarias coexistían. Por un lado estaban los partidarios de la colonización de los climas tropicales de altura debido a que éstos prevenían enfermedades tropicales y los excesos de calor y humedad. Contrario a esto, estaban quienes mostraban temor sobre los efectos de la poca oxigenación sobre las capacidades físicas y mentales de los futuros colonos europeos. Esta última posición fue atacada por médicos y autoridades peruanas quienes veían con buenos ojos la colonización de regiones de altura por migrantes europeos, consideradas en esa época, según nuestro autor, como «una raza superior, capaz de alentar el desarrollo económico, político y social del Perú» (p. 17). Esta idea no se encuentra alejada de las motivaciones nacionalistas de la época.


En el capítulo siguiente, se pasa revista a la confrontación ideológica acerca del consumo de la coca en las alturas. A inicios del siglo XX, e influenciados por ideologías europeas y norteamericanas, se iniciaron en el Perú campañas de erradicación del consumo de coca. Esto, sin embargo, era rebatido por un sector de la comunidad médica, para quienes el consumo de coca era fundamental para la adaptación del hombre a las grandes alturas, además se argüía la imposibilidad del empleo de modelos extranjeros a una realidad cultural y geográfica distinta. 


El tercer capítulo, analiza históricamente la idea de la existencia de una raza de las alturas. Aquí es importante la figura del médico peruano Carlos Monge Medrano, quien propuso y popularizó la idea de la raza andina, a través de características físicas, anatómicas, sociológicas, comportamentales, demográficas y epidemiológicas particulares y distintas a los habitantes a nivel del mar. Con esto Monge iniciaba un nuevo paradigma que serviría de guía para futuros trabajos de investigación (Cueto, 1990). Es importante hacer notar que el planteamiento de Monge estaba influido por la cultura de su tiempo, donde, a inicios de 1920, la cultura andina en general busca ser reivindicada (Cueto, 1990). La idea de la raza de altura dejo de tener popularidad al término de la Segunda Guerra Mundial. Este declive fue seguido por la generación de evidencia acerca de diversos problemas médicos de las poblaciones andinas.


En el capítulo cuarto, Lossio, analiza la construcción de la llamada «enfermedad de altura» y «patología de altura», además de la relación entre el desarrollo minero y las enfermedades de altura. En el primero de los casos, se hace referencia a «una serie de enfermedades causadas por la exposición a la hipoxia, entre ellas, el mal de alturas crónicas, el edema pulmonar de las alturas y el edema cerebral de las alturas. La particularidad de estas enfermedades es que se curan inmediatamente una vez el enfermo desciende al nivel del mar» (p. 61). Es aquí donde, vuelve a aparecer el factor clima como explicativo de problemas de salud en las regiones andinas. 


La obra es expresión de la preocupación e inquietudes de un estudioso de la historia de la medicina. Así, en el quinto y último capítulo presenta algunas reflexiones acerca de la variación de la idea acerca del efecto del clima en la vida del hombre a lo largo de la historia. 


El libro discute también la presencia de ciertos aspectos culturales que pueden afectar el funcionamiento fisiológico, actuando como amortiguador frente a las condiciones físicas que operan como factores de estrés ambiental en el organismo. Los estudios son escasos, y no obstante, la complejidad e importancia del tema se sugiere la necesidad de la realización de estudios de cohorte en poblacionales nativas y no nativas, residentes en la altura, que traten de controlar factores nutricionales, socioeconómicos y genéticos que pudieran causar algún tipo de confusión con los resultados.


En las páginas del libro la medicina de altura se perfila como un conocimiento problemático en cuanto a su objeto de estudio y, por tanto, en relación a sus conclusiones. El peruano y su entorno, constituye una lectura de gran importancia para médicos y científicos en general, que pueden encontrar en él información útil sobre áreas de interés en la actividad médica de altura. 


Esta publicación aquí comentada se integra a trabajos previos, algunos de ellos ya clásicos, y otros olvidados. Pero todos ellos, no son más que el aporte de los científicos peruanos a la ciencia, como resultado de un trabajo arduo, modesto, pero al mismo tiempo tenaz y perseverante, en una realidad muchas veces frustrante.


 

BIBLIOGRAFÍATop

Cueto, Marcos (1990), "Entre la teoría y la técnica: los inicios de la fisiología de altura en el Perú", Bulletin Institute Frétudes Andines, 19 (2), pp. 432-435, [en línea], disponible en: http://www.ifeanet.org/publicaciones/boletines/19(2)/431.pdf [consultado el 28/02/2014].

 

Tomás Caycho Rodríguez
Universidad Inca Garcilaso de la Vega, Lima, Perú
tcaycho@uigv.edu.pe

 

Copyright: © 2015 CSIC. Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la licencia Creative Commons Attribution-Non Commercial (by-nc) Spain 3.0.



Copyright (c) 2015 Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.


Contacte con la revista asclepio.cchs@cchs.csic.es

Soporte técnico soporte.tecnico.revistas@csic.es